Animales | Inteligencia artificial & Ciencia | Medio Ambiente

El 'Ponle Freno' del mar: la velocidad también mata a los cetáceos

Ecologistas y biólogos alertan sobre el peligro de los ferris de alta velocidad en hábitats de bellenas y cachalotes en Canarias

logo
El 'Ponle Freno' del mar: la velocidad también mata a los cetáceos
Calderón con la cola rota por una hélice

Calderón con la cola rota por una hélice Francis Pérez

Resumen:

El 27 de marzo Francis Pérez grabó una de las imágenes más duras de su vida. Retrató al suroeste de Tenerife a una cría de ballena calderón con la cola parcialmente seccionada, con su cámara subacuática. «Al principio tenía la esperanza de que los cortes fueran causados por mordidas de un tiburón, pero no, fueron causadas por un animal irracional, el hombre», explica el fotógrafo submarino. El cetáceo, de unos dos metros, tuvo que ser sacrificado y la necropsia confirmó que las heridas eran de hélice. Una víctima más que se suma a la más reciente, el pasado 12 de abril: un cachalote encontrado en una playa de El Médano tras haber sido arrollado por un buque. Las autopistas del mar se han cobrado la vida de cinco ejemplares de esta especie en menos de cuatro meses. El exceso de velocidad tiene que ver.


Ha sido una de las imágenes submarinas más impactantes de cuantas han circulado por las redes. El calderón Hope, una cría, con la cola parcialmente cortada por las hélices de un barco. Esta es la historia tras el vídeo de Francis Pérez .


 


Bautizado como Hope, el calderón de 8 meses de edad de cola seccionada se ha convertido en símbolo de un clamor en Canarias: la necesidad de un Ponle Freno a los accidentes con buques que chocan con animales. «Ahora, en frío, el culpable no fue el inconsciente que le pasó por encima a la ballena, fuimos todos, los humanos y nuestra irresponsabilidad, nuestras formas de vida, nuestra falta de conexión con el medio natural» reflexiona Pérez en su página de Facebook.

Distintos organismos y conferencias internacionales señalan a las islas españolas como un punto negro por la intensidad del tráfico marítimo. Sin embargo, pese a que existen zonas de especial protección, se ha autorizado la apertura de nuevas líneas de ferri, sin estudio de impacto ambiental. Justamente, al contrario de lo ocurrido en Hawaii, donde están prohibidos estos transportes de alta velocidad entre islas, tal y como denuncia la bióloga marina Natacha Aguilar de Soto, experta en cetáceos de la Universidad de La Laguna.

Aguilar no pide que se abandonen las actividades humanas en los mares canarios. En la última edición del congreso internacional de Áreas Protegidas de Mamíferos Marinos, celebrado en Grecia, ha expuesto la necesidad de «una convivencia» pacífica. Entre las medidas que se plantean está, justamente, la reducción de la velocidad de las embarcaciones y capacitar a las tripulaciones para esquivarlos. “Canarias fue seleccionada porque existen evidencias de choques proporcionadas por la Red de Varamientos de Cetáceos de Canarias, cuyos veterinarios identifican las causas de mortandad de todos los cetáceos que llegan a las costas del archipiélago. Es normal que en Canarias exista un problema de colisiones, porque alberga la mayor riqueza de cetáceos de España, y esto coincide con un elevado tráfico marino” afirma la doctora.

Calderón eutanasiado tras romperle la cola una hélice

Calderón eutanasiado tras romperle la cola una hélice Francis Pérez

Los barcos de pequeña y mediana eslora que navegan a gran velocidad pueden chocar accidentalmente con tortugas y cetáceos pequeños. Causan heridas letales o casi letales, como ocurrió con Hope, que tuvo que ser sacrificado hace unas semanas. “Pero las colisiones con cetáceos de gran tamaño añaden un problema de seguridad marítima, dado que el barco y la tripulación pueden sufrir daños e incluso naufragar, de lo que se han dado casos en Canarias”.

Ballenas empotradas e inadvertidas

Increíblemente, para los buques de gran eslora los choques pueden pasar inadvertidos. Se han registrado en Canarias y en otras partes del mundo ballenas incrustadas en la proa de un buque de tráfico internacional cuando éste llega a puerto, sin que la tripulación se hubiera percatado del choque en la travesía.

La bióloga marina Natacha Aguilar

La bióloga marina Natacha Aguilar ULL

La doctora asegura no entender la puesta en marcha de nuevas líneas de tráfico de ferris de alta velocidad en Canarias, atravesando Zonas de Especial Conservación (ZEC) protegidas a nivel europeo por sus poblaciones de tortugas marinas y de cetáceos, no requiera de Estudios de Impacto Ambiental (EIA). De hecho, la solicitud de este EIA fue uno de los factores que determinaron que en Hawaii, un «archipiélago gemelo» a Canarias, no resultaran viables los ferris interinsulares de alta velocidad, entre otras cosas por la existencia de una agregación estacional reproductora de ballenas yubartas. En Canarias han crecido un 113% desde 2014, según recoge Efe.

“Si en Canarias la sociedad no desea tomar medidas tan drásticas, al menos hay que tomar otras sustitutas que reduzcan las colisiones, no hacer nada no es una opción, tenemos especies catalogadas como protegidas que están sufriendo impactos graves”. Lo importante «no es buscar culpables, sino actuar de forma responsable, con directrices gubernamentales, para compatibilizar el uso humano de la mar con la supervivencia de la fauna protegida que lo habita”, declara la doctora Aguilar.

El Cabildo, por frenar a los ferris

El pasado 24 de abril, el Presidente del Cabildo de Tenerife, Alberto Bernabé, aseguró que «quizás sea más inteligente que cambien las rutas de los barcos», tras comprobar que pasan por el medio de los lugares donde habitan las ballenas. Su administración ha requerido al Gobierno de Pedro Sánchez que no conceda más licencias para embarcaciones destinadas al avistamiento de cetáceos. Ahora, en Tenerife hay registradas 77 empresas destinadas a este tipo de turismo, a las que se suman «decenas» de buques que operan de forma ilegal.

No hay un estudio que correlaciones de manera directa el impacto de las embarcaciones con el incremento en el número de animales varados en la costa tinerfeña. Sin embargo, se conocen bien los efectos de la navegación marina sobre la capacidad de orientación y supervivencia de cetáceos y tortugas, por ejemplo, en la costa mediterránea, donde se creo el primer corredor seguro para estos animales.

Aunque Canarias sea un punto negro, en el Mediterráneo se siguen produciendo estos accidentes. Un ferri que cubre la línea entre Palma de Mallorca y Valencia chocó el pasado sábado con un cachalote de unos seis metros de largo y arrastró los restos del animal hasta la dársena del puerto valenciano.


Desde hacía años, algo estaba matando a cetáceos y tortugas en el Mediterráneo. Un fenómeno extraño para expertas buceadoras que, sin embargo, aparecían en las costas con sus órganos llenos de burbujas de nitrógeno. Síndrome descompresivo en especies perfectamente adaptadas para no sufrirlo. Además, rorcuales o zifios desorientados, varados y con hemorragias. ¿Qué estaba pensado?

Diferentes estudios empezaron a probar algo que intuían marineros y organizaciones ecologistas: el mar es demasiado ruidoso. Incluso, aunque no lo oigamos. Las ondas de los sónares de barcos y submarinos, así como las prospecciones industriales estaban machacando los oídos, sistemas de orientación y enmascarando las comunicaciones entre animales del mar. Además, los asusta, lo que los hace salir a la superficie demasiado rápido. Eso, al menos en una extensión de 46.385 km2, ya no debería volver a ocurrir.

El Independiente viaja por las aguas del corredor mediterráneo en que los cetáceos y tortugas están, desde este año, protegidos por el Ministerio de Medio Ambiente. Y nos acercamos a las aguas del Estrecho de Gibraltar a bordo del barco Esperanza de Greenpeace, un lugar por donde acceden buena parte de las especies que migran al Mediterráneo a alimentarse y reproducirse, y que tienen que lidiar con una constante hora punta de barcos que cruzan la zona. | Vídeo: M.V, GP.


 

Otras medidas de reducción de impacto realizadas en el mundo incluyen formación a los navegantes sobre maniobras de evitación de choque, una vez detectado un cetáceo a la proa, y para ello existe una iniciativa IMOTAP de la Organización Marítima Internacional, cuyo objetivo es desarrollar un módulo formativo y ofertarlo a todos sus países miembros. Esta formación está ya incluida de forma pionera en el currículo académico de la Escuela Politécnica Superior de Ingeniería Náutica de la Universidad de La Laguna, donde se forma a los futuros oficiales de buques desde hace cuatro años sobre aspectos legales y técnicos de las colisiones, y otros tan prácticos como discernir el rumbo de un cetáceo en la proa, para poder maniobrar el buque en dirección contraria, siempre dentro de las directrices de la resolución de la OMI sobre reducción del riesgo de colisión, donde la prioridad es la seguridad marítima.

En la ONG Ben Magec-Ecologistas en Acción Canarias van más allá y piden la creación de un santuario para estos mamíferos. Su campaña no se llama Ponle Freno, sino #despacioporelcetáceo. «Si bien la aparición de varamientos es habitual en esta época del año y responde a diferentes condicionantes –explican estos ecologistas–, en varios de los casos las autopsias apuntan a colisiones con embarcaciones rápidas de gran envergadura como causa del fallecimiento. Según los datos disponibles los varamientos que se están produciendo ocasionados por este factor están siendo este año algo superiores a la media».

La doctora Aguilar señala que también es importante informar al público usuario de la mar, desde pasajeros de buques a patrones de barcos recreativos, sobre la riqueza en fauna marina de nuestras aguas y la necesidad de actuar de forma responsable para protegerla “las personas necesitan entender que es necesaria una norma en la que se reduzca la velocidad en áreas de mayor peligro, como lo hacemos cuando atravesamos con el coche una zona escolar”.

En Canarias ya mueren más cachalotes por colisiones de los que nacen

Los calderones están en peligro. Ya mueren más de los que nacen. Y los cachalotes no corren mejor fortuna. Éste fue encontrado el 12 de abril y es el tercero arrollado en 3 meses. Un estudio de abundancia de esta especie en el archipiélago, publicado por la Universidad de La Laguna, demostró que la tasa de mortandad por colisión de los cachalotes en Canarias podría no ser sostenible para la población local de esta especie. El cachalote es una especie longeva, de baja tasa de natalidad, por lo que la mortandad por colisiones puede estar superando la capacidad de renovación de la población local.