Cambia el tiempo: llegan las lluvias y bajan las temperaturas. El paso de sucesivos frentes por la península a lo largo del puente de Todos los Santos propiciará «un cambio gradual de patrón meteorológico» en casi toda España. Un ambiente puramente otoñal, que, según el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología, Rubén del Campo, «llega para quedarse».

Este viernes será una jornada bastante lluviosa en Galicia, con acumulaciones de hasta 50 litros por metro cuadrado en 12 horas, el sábado las precipitaciones se extenderán por toda la vertiente atlántica y el domingo, aunque algo más débiles, las lluvias podrían afectar a cualquier punto del país, salvo al Levante.

También habrá una bajada gradual de las temperaturas, que este jueves, operación salida del puente, reflejan todavía una media de 5 grados por encima de lo habitual y de hasta 10 en puntos como Madrid y seguirán subiendo a lo largo de la jornada, salvo en el Cantábrico oriental, alto Ebro, Aragón, Cataluña y Canarias.

El día más cálido lo pasarán a orilla del Mediterráneo, donde Málaga subirá hasta los 29 grados -la máxima de la jornada- seguida de Alicante, Valencia y Murcia, con 28 grados, mientras en ciudades de ambas Castillas, País Vasco y Navarra, el termómetro oscilará entre 18 y 10 grados.

El viernes, festividad de Todos los Santos, las temperaturas diurnas todavía subirán de manera generalizada, con los valores más significativos en Málaga, Valencia, Murcia y Alicante, que volverán a marcar 29 grados.

En el centro peninsular, Madrid y Toledo llegarán hasta 21 y 24 grados, respectivamente, máximas muy similares a las del litoral cantábrico, con 22 grados en Santander y Vitoria y 23 grados en San Sebastián, mientras que el día más frío corresponderá a Huesca, con 18 grados.

El termómetro iniciará un descenso a partir del sábado, con la llegada a la península de un frente atlántico que impondrá de forma gradual un ambiente «incluso más fresco de lo normal» en la mayoría de las regiones, ha subrayado Del Campo.

En declaraciones a Efe, el portavoz de la Aemet ha pronosticado que el paso del primero de este sistema de frentes afectará mañana, viernes, especialmente a Galicia, donde lloverá con intensidad, y en menor medida al resto del noroeste, Meseta norte, Cantábrico, Pirineos, zona centro, Extremadura y puntos de Andalucía.

En el litoral mediterráneo «hará un día casi veraniego», ha subrayado, y será cálido también a orillas del Cantábrico, sobre todo en Vizcaya y Cantabria, donde puntualmente se superarán los 25 grados, mientras en puntos del sur, como Sevilla, se alcanzarán los 29-30 grados, entre 26 y 28 en Valencia o Murcia y en torno a los 22 en Madrid.

El sábado, «se extienden las lluvias a todo lo que no son regiones mediterráneas», ha enfatizado, con precipitaciones en cualquier punto, intensas en Galicia y de menor incidencia en zonas de montaña del Cantábrico oriental, Pirineos, sistemas Central e Ibérico, sierras andaluzas y de ambas mesetas.

La bajada de las temperaturas se irá acercando a valores «más propios de la época en todo el país, salvo en el Mediterráneo», donde lo más caluroso volverá a ser Levante, con 28 grados, mientras que en todo el norte peninsular «se normalizará la situación», con máximas en torno a 12-15 grados, ha matizado.

Según Rubén del Campo, el domingo será «una jornada parecida», con lluvias generalizadas e intermitentes que afectarán -aunque con menor intensidad- a las mismas zonas y a Baleares y volverán a dejar al margen a la zona de Levante, mientras que las temperaturas bajarán «un poco más» para dejar un ambiente más fresco de lo normal en el norte, en que no se superarán los 15 grados.

«Esta situación de paso de frentes continuará a lo largo de la próxima semana, en que veremos chubascos y chaparrones en el norte y oeste y las temperaturas bajarán poco a poco para terminar con un ambiente plenamente otoñal, con heladas e incluso nieve en las montañas -ha explicado el portavoz- y valores entre 3 y 5 grados por debajo de lo normal».