Medio Ambiente

Una sentencia histórica resuelve que la contaminación de Londres causó la muerte de una niña

Rosamund Kissi-Debrah, a la salida del juzgado.

Rosamund Kissi-Debrah, a la salida del juzgado. EUROPA PRESS

¿Causa de la muerte? La contaminación del aire. Un tribunal del Reino Unido ha hecho historia legal al dictaminar que ésta es uno de los motivos que provocó la muerte de Ella Kissi Debrah, de 9 años de edad, que vivía cerca de una carretera concurrida en Londres con su madre. Ella se ha convertido en la primera persona en el Reino Unido y del mundo para la cual la contaminación del aire es una de las causas de muerte.

Para justificar su decisión, el juez de instrucción descubrió que los niveles de contaminación del aire que había cerca de la casa de Ella superaban los límites legales de la UE establecidos por las directrices de la OMS durante los tres años anteriores a su muerte.

El juez de instrucción declaró que no se cumplió con la reducción del nivel de NO2 y ello posiblemente contribuyó a su muerte. También declaró que la falta de información dada a la madre de Ella, posiblemente también contribuyó a su muerte. En dicho certificado de defunción se indicará que murió por las siguientes causas: fallo respiratorio agudo, asma severa y exposición a la contaminación del aire.

La madre de Ella, Rosamund, testificó durante la investigación y dijo que su hija había sido llevada al hospital unas 28 veces en su vida después de sufrir ataques de asma y convulsiones agudas. Horas antes de morir en febrero de 2013, dijo que le había leído a Ella en la cama después de que la familia hubiera comido juntos la noche del Día de San Valentín. «Había impreso las cartas de amor de Beethoven ese día, así que eso fue lo último que le leí.»

Unas horas más tarde, su hija se despertó y necesitó una bomba para el asma. Se despertó de nuevo luchando por respirar y su madre llamó a una ambulancia que la llevó al hospital de Lewisham, donde su condición se deterioró. «Le supliqué al medico, sabía que estábamos en problemas», dijo su madre. Ella fue declarada muerta a las 3.27am el 15 de febrero.

La Dra. Maria Neira, directora de medio ambiente, cambio climático y salud de la OMS: «Rosamund ha hecho que su hija se sienta orgullosa, y ha establecido un precedente global que reconoce al verdadero culpable de la muerte de Ella. Su valiente campaña ha llevado un hermoso rostro humano a la devastación que la contaminación del aire causa a millones de vidas, en todo el mundo. Ningún alcalde de la ciudad o ministro del gobierno debería poder decir ‘no lo sabíamos’. Todos tenemos que luchar por el aire limpio, por nuestros hijos y por todos nosotros».

Comentar ()