Medio Ambiente

Un dibujo y una carta a la Inquisición: así se informó del volcán de La Palma de 1677

Dibujo original de 1678 con el que se informó a la Inquisición de la erupción de un volcán en La Palma

Dibujo original de 1678 con el que se informó a la Inquisición de la erupción de un volcán en La Palma Archivo Histórico Nacional

Del volcán de Cumbre Vieja sabemos todo en tiempo real. Se informa en directo del avance de las coladas, de las nuevas bocas que se van abriendo e incluso de la altura de la columna de cenizas que escupe. Hay fotografías, vídeos, mapas, datos y testimonios sin descanso, un goteo constante de información.

Del volcán de Teneguía de 1971, la última erupción en España hasta la de Cumbre Vieja, también hay testimonios gráficos y periodísticos. Incluso las imágenes -todavía en blanco y negro- de la erupción del volcán de San Juan, en 1949, llegaron a los televisores de toda España gracias al NO-DO. Pero, ¿cómo se informaba de las erupciones de los volcanes antes de la televisión y de la fotografía?

El Archivo Histórico Nacional ha rescatado el documento original de 1678 con el que las autoridades de la isla de La Palma informaron al Consejo de la Suprema Inquisición sobre la erupción del volcán de San Antonio, que se inició en el mes de noviembre de 1677. Los inquisidores del tribunal de Canarias enviaron un dibujo a color de la erupción y las coladas, acompañado de una carta en el que se relata con todo detalle lo que ocurrió en aquellos días.

Dibujo original de 1678 con el que se informó a la Inquisición de la erupción de un volcán en La Palma
Dibujo original de 1678 con el que se informó a la Inquisición de la erupción de un volcán en La Palma Archivo Histórico Nacional

El dibujo, cuyo autor se desconoce, refleja perfectamente el fuego y la destrucción. Se ve una inmensa llama roja que sale del volcán, con una nube de cenizas y varias coladas de lava discurriendo hacia el mar. La persona que lo dibujó no se olvidó de pintar varias casas ardiendo y el acantilado por donde la lava cayó al mar hasta formar una fajana. También están representadas varias piedras que salen de la boca del volcán e impactan en algunas casas.

«En la parte superior izquierda del dibujo una de estas piedras impacta en un edificio que tiene una cruz en su tejado. ¿Sería la iglesia de San Juan Abad cuya espadaña fue derribada por la erupción?», se pregunta el archivero Luis Miguel de la Cruz Herranz, del Archivo Histórico Nacional. Tampoco hay detalles sobre el hombre que aparece tumbado en el suelo rodeado de animales.

66 días en erupción

El volcán de San Antonio, situado en la zona sur de la isla -muy cerca del Teneguía- entró en erupción el miércoles 17 de noviembre de 1677, después de varios días en los que se registraron varios temblores. «El día 17 una de las fracturas producidas por los terremotos comenzó a arrojar fuego y lava, llegando a abrirse hasta 18 bocas», señala Luis Miguel de la Cruz Herranz.

La erupción terminó el 21 de enero de 1678, 66 días después, y la lava cubrió una superficie total de 6,5 kilómetros cuadrados. Hasta hoy era la segunda erupción que más superficie cubrió, después de los 7,5 kilómetros cuadrados del volcán Tigalate de 1646. El de Cumbre Vieja, sin embargo, ha sepultado ya casi diez kilómetros cuadrados con su lava.

En la carta enviada al Consejo de la Suprema Inquisición se especifican las destrucciones provocadas por el volcán y se enumeran los nombres de los perjudicados y los daños sufridos por estos. «Por último, se advierte del temor a que si se abriese otra boca podría afectar a la localidad y partido de Fuencaliente, con lo cual no se podrían sembrar los campos y muchos vecinos tendrían que marcharse a otro lugar para poder sobrevivir», concluye el archivero Luis Miguel de la Cruz Herranz.

Te puede interesar

Comentar ()