Los diez desastres naturales más devastadores de 2021 han tenido un coste económico de 150.000 millones de euros, según un estudio publicado por la asociación Christian Aid.

Titulado Contando el coste de 2021: un año de crisis climática, el estudio pone de relieve el enorme impacto que tiene el cambio climático y sus consecuencias. «Los costes del cambio climático han sido enormes este año, tanto en pérdidas financieras como también en cuestión de fallecidos y desplazados en todo el mundo», señala una de las autoras del informe, la doctora Katherine Kramer. «Si bien fue bueno ver algunos avances en la cumbre COP26, está claro que el mundo no va por el buen camino para garantizar un mundo seguro y próspero».

En el estudio se calcula el impacto económico que han tenido los grandes desastres naturales. El que más costes ha generado ha sido el huracán Ida, con 65.000 millones de dólares. El huracán azotó la Costa Este de Estados Unidos entre el 28 de agosto y el 2 de septiembre, provocando 95 muertes y obligando a desplazarse a 14.000 personas.

En la segunda posición del ranking aparecen las inundaciones que sufrieron algunos países de Europa entre el 12 y el 18 de julio. Según el informe, estas lluvias torrenciales tuvieron un impacto económico de 43.000 millones de dólares, la mayoría en Alemania, Bélgica, Holanda, Francia y Luxemburgo. En total, hubo 240 muertes por estas inundaciones.

La tormenta invernal que sufrió el estado de Texas entre el 2 y el 20 de febrero tuvo unos costes de 23.000 millones de dólares, mientras que en la cuarta posición están las inundaciones que se produjeron en la zona de China central entre el 17 y el 31 de julio, con 17.600 millones de impacto económico.

El «top ten» de desastres naturales con más impacto lo completan las inundaciones de Canadá de noviembre (7.500 millones), la ola de frío en Francia de abril (5.600 millones), el ciclón Yaas en Indian de mayo (3.000 millones), las inundaciones de Australia en marzo (2.100 millones), el tifón In-fa en China y Filipinas de julio (2.000 millones) y el ciclón Taukte en India de mayo (1.500 millones).

De acuerdo a la aseguradora Aon, 2021 será el sexto año en el que las catástrofes naturales globales crucen el umbral de los 100.000 millones de dólares en pérdidas. Los otros cinco años han sido todos desde 2011.

Aunque el informe se centra en los costes financieros de estos desastres, ese impacto es proporcionalmente mucho mayor en los países ricos, ya que las propiedades valen más y hay seguros que se encargan de velar por ellas. «Sin embargo», añade el informe, «algunos de los eventos climáticos más devastadores golpearon a los países más pobres, justo los que han contribuido poco al cambio climático». Por ejemplo, en Sudán del Sur las inundaciones se han saldado con 850.000 desplazados en 2021.