El Resumen para Responsables de Políticas del informe del Grupo de Trabajo III del IPCC, Cambio Climático 2022: Mitigación del cambio climático ha sido aprobado hoy por los 195 gobiernos miembros del Panel Internacional de Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés). El informe, que llega en un momento convulso en el mercado energético internacional, señala que entre 2010 y 2019 la media anual de las emisiones de gases de efecto invernadero alcanzaron sus niveles más altos de la historia de la humanidad. 

«Es hora de que dejemos de quemar nuestro planeta y empecemos a invertir en renovables», ha defendido Antonio Guterres, secretario general de Naciones Unidas durante la presentación del informe.

No obstante, el informe aprecia que el ritmo de su crecimiento ha disminuido. Se trata de un apunte optimista o muy optimista dado en el contexto en el que se produce.  El informe quiere hacer ver que se puede reducir las emisiones, que la acción política tiene efecto en las emisiones y que si se siguen las directrices del Acuerdo de París se puede mitigar el cambio climático. «Es ahora o nunca, si queremos limitar el calentamiento global a 1,5°C», ha manifestado el Co-Presidente del Grupo de Trabajo III, Jim Skea. «Sin una reducción inmediata y profunda de las emisiones en todos los sectores, será inalcanzable», ha añadido.

La situación actual causada por la subida de precios de la luz y la guerra de Ucrania está empujando a que los países vuelvan a consumir más carbón. Es el caso de España que ha aumentado este año un 160% el consumo de carbón.

El informe del IPCC se aferra a datos alentadores como, por ejemplo, que desde 2010, se han producido descensos sostenidos de hasta el 85% en los costes de la energía solar y eólica y las baterías. También destaca avances en la reducción de la deforestación y acelerado el despliegue de las energías renovables.

«Estamos en una encrucijada. Las decisiones que tomemos ahora pueden garantizar un futuro habitable. Disponemos de las herramientas y los conocimientos necesarios para limitar el calentamiento», declaró el presidente del IPCC, Hoesung Lee. «Me siento alentado por las medidas climáticas que se están tomando en muchos países. Hay políticas, normativas e instrumentos de mercado que están resultando eficaces. Si se amplían y se aplican de forma más amplia y equitativa, pueden apoyar una profunda reducción de las emisiones y estimular la innovación.»

Doblegar la curva de emisiones en 2025

En los escenarios que han evaluado los expertos para limitar el calentamiento a 1,5°C es necesario que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero alcancen su punto máximo antes de 2025, a más tardar, y que se reduzcan en un 43% para 2030; al mismo tiempo, el metano también tendría que reducirse en aproximadamente un tercio. El informe señala que incluso si hacemos esto, es casi inevitable que superemos temporalmente este umbral de temperatura, pero podríamos volver a estar por debajo de él a finales de siglo.

El informe  asegura que hay suficiente capital y liquidez a nivel mundial para colmar las lagunas de inversión para limitar el calentamiento por debajo de los 2°C, pese a que los flujos financieros son entre tres y seis veces inferiores a los niveles necesarios para 2030 para limitar el calentamiento .  

 «Sin tener en cuenta los beneficios económicos de la reducción de los costes de adaptación o de los impactos climáticos evitados, el Producto Interior Bruto (PIB) mundial sería sólo unos pocos puntos porcentuales menor en 2050 si tomamos las medidas necesarias para limitar el calentamiento a 2°C ( 3 . 6°F) o menos, en comparación con el mantenimiento de las políticas actuales», dijo Shukla .