Gente

Kiki Morente: "Quiero encontrar mi sonido de flamenco actual, más divertido"

Kiki Morente en su videoclip 'Si Tú Me Quisieras (Soleá Del Coloso)'

Kiki Morente en su videoclip 'Si Tú Me Quisieras (Soleá Del Coloso)'

Dice Kiki Morente que «nunca» dejará de aprender de Enrique Morente, su padre, razón quizás por la que -aún sin «pautas» como las que le dejó marcadas en su debut discográfico- el joven cantaor granadino ha apostado en su segundo álbum por aventurarse en la experimentación con el flamenco como barro.

«Este es un trabajo de investigación y desarrollo en el que quiero encontrar mi sonido de flamenco actual, una nueva manera de mostrarme que sea más divertida», ha explicado a Efe ante la publicación este viernes de El cante (Universal Music), al que incorpora sutiles arreglos electrónicos y colaboradores de fuera del género.

Llega cuatro años después de Albayzín, en el que José Enrique Morente (Granada, 1989) apostó por el cante clásico para «encauzar» su carrera «y ponerle los cimientos», siguiendo las «pautas y deberes» que su progenitor le había marcado antes de su fallecimiento en 2010.

Esta vez ya no ha tenido su consejero físico. «Pero cada día sigo aprendiendo de él y no creo que nunca deje de hacerlo», afirma el andaluz, que ha podido rescatar la voz de su padre de una malagueña grabada en directo en París para incorporarlo a uno de los nuevos cortes de su álbum, «La riña en la ventana nueva».

«He tenido la suerte de encontrarme con él a través del cante, un reto que impone y que a uno le cuesta por lo que representa, pero que salió supernatural, como si estuviese con él», apunta el más pequeño de los Morente, que ha afrontado durante «un año con pausas» la dirección de este nuevo trabajo en el que han participado sus hermanas, Estrella y Soleá.

Esta última dice del nuevo disco de su hermano que «son cantes que Kiki convierte mágicamente en canciones y canciones traducidas al cante a veces», algo con lo que coincide el aludido, que por primera vez se ha implicado en la composición de algunos de los cortes y también en la producción, junto a Enrique Heredia alias El Negri.

Ahí están asimismo el toque de José Serrano, el cajón de Piraña y coros de Pastora Andrades o de Juan y Lucas Carmona, además de la guitarra de Montoyita y la eléctrica y acústica de Rubén Cortés.

«He trabado con todo tipo de artistas: de la electrónica, de los sonidos psicodélicos… con pocos flamencos», apunta sobre este álbum grabado entre Estudios Morente (Granada) y Mestizopuro Estudios (Madrid), con la participación de Jaime Beltrán (del grupo granadino Pájaro Jack) o José Romero, que ha aportado a la producción influencias del trap.

En el proceso de búsqueda, una visita al Museo del Prado en compañía de Javier Limón le sirvió de inspiración para bautizar cada uno de los diez cortes como cuadros de Francisco de Goya, «de los pintores más flamencos y de los que más nos representan», dando lugar a piezas como la granaína Con la música a otra parte o la bulería La dama

Se abre con Si tú me quisieras – Soleá del coloso, que es «un encuentro con uno mismo a través del trabajo, del aprendizaje, de las superaciones en esta vida tan jodida en la que pasan cosas que no nos esperamos, como han probado estos momentos difíciles que ha vivido la humanidad».

¿Él se ha encontrado en esta fórmula? «Creo que sí, porque soy un tipo divertido y con inquietudes y, en este momento puntual, me apetecía buscarme dándole una vuelta a mi flamenco, siempre con el conocimiento del que tenemos que partir», dice en referencia a maestros como Manolo Caracol, Tomás Pavón o Chocolate, a los que samplea en el álbum en representación del cante y el grito.

Te puede interesar

Comentar ()