Nuevo viaje de trabajo para la Reina Letizia, que después de un fin de semana muy especial en familia por el regreso de la Princesa Leonor a España el pasado 9 de diciembre para pasar la Navidad en España, ha puesto rumbo a Los Ángeles para presidir la inauguración de una nueva sede del Instituto Cervantes en la ciudad estadounidense.

Un acto que ha tenido lugar este martes a las 10:00 hora local – es decir, sobre las 17:00 hora española -, y que ha estado precedido por un encuentro con expertos para tratar la importancia y el potencial del español y sus culturas en Estados Unidos, que cuenta con 60 millones de hablantes en nuestra lengua, la segunda más hablada en el país.

Acompañada por el director del Instituto Cervantes, el poeta Luis García Montero, y los responsables de las sedes de Chicago, Nueva York, Boston y Albuquerque, además de otras personalidades como el productor cinematográfico Ignacio Darnuade, Doña Letizia ha presidido una reunión de trabajo para analizar la situación del español en el país y, especialmente, en Los Ángeles, meca del cine por excelencia y donde la presencia hispana es especialmente significativa.

Una cita de claro corte profesional en la que la Reina Letizia ha elegido el color ‘español’ por excelencia, el rojo pasión, recuperando uno de sus trajes sastre más versátiles y favorecedores. Un diseño de Roberto Torreta que estrenó a principios de 2018 y que se ha convertido en uno de sus favoritos, puesto que lo ha lucido hasta en 7 ocasiones demostrando su versatilidad.

Y es que perfecto para cualquier ocasión, este dos piezas con pantalón acampanado y abierto en el bajo y ‘truco’ – ya que simula llevar una blusa a juego bajo la chaqueta entallada de doble solapa – ha sido el escogido por la monarca para actos tan significativos como el décimo aniversario de la Fundación Princesa de Girona, el homenaje a Clara Campoamor en el Congreso de los Diputados, una reunión del Patronato de Estudiantes o su encuentro con la Reina Matilde de Bélgica en Bruselas.

Apostando todo al rojo con un total look tan vibrante como favorecedor, Doña Letizia ha combinado su traje ‘favorito’ con un abrigo con lana doble faz y cuello con solapa cruzado de Carolina Herrera, cartera de mano en piel de pitón de la misma firma y salones de ante de Magrit. Un estilismo monocromático de 10 con el que ha deslumbrado en su primer compromiso en Los Ángeles.