Después de unos años donde se llevaba la discreción, el lujo silencioso y el skincare por encima del maquillaje parece que vuelve el exceso. Estas navidades las celebrities han dejado claro que cambia el rumbo de la moda con sus paseos por Aspen. Abrigos enormes de pelo se han visto por doquier en las calles de esta ciudad vacacional. ¿No era que llevar pieles estaba demodé?

Kendall Jenner, Emily Ratajkowski, Haley Bieber y otras trendsetters, sospechosas habituales de marcar el paso en la moda para todos los públicos, ya se los han puesto. Abrigazos con hombreras enormes, con apariencia pesada. Gabardinas con grandes cuellos de pelo. Ya no es el abrigo vintage con olor a humedad que tu abuela ya no se pone, aunque sea exactamente el mismo concepto. Si ellas lo lucen es que se lleva. Y no hay espacio para más preguntas, señoría.

La influencer Caroline Daur con un exhuberante abrigo amarillo.
La influencer Caroline Daur con un exhuberante abrigo amarillo. @carodaur

¿Vuelven las pieles?

Por supuesto las nuevas generaciones están más que concienciadas contra las pieles auténticas. En 2021, Israel se convirtió en el primer país del mundo en prohibir la venta de pieles. En Estados Unidos ciertas ciudades y estados trabajan en sus propias restricciones, como California o Nueva York.

Europa y China son los mayores productores de pieles del mundo, aunque desde 2014 el mercado no ha hecho más que decrecer. Si bien en el pasado comprarse un abrigo de visón era un síntoma de poder económico, ahora puede ser visto de manera negativa. Mientras hay jóvenes que sí están dispuestos a reutilizar abrigos vintage, otros se niegan y solo llevan polipiel y otras alternativas.

En el caso de los dos abrigos de Kendall Jenner, aunque parecen de conejo y visón, respectivamente, el primero es artificial y de Balenciaga. El segundo es realmente pelo de oveja, y la tienda que lo fabrica presume de su modo de trabajo ético y sostenible. Así que no, no vuelven las pieles. Al menos no literalmente. Vuelven los abrigos de pelo y las hombreras. La ostentación vuelve a estar de moda después de años en los que se consideraba poco elegante.

Pitis como accesorio

Otra de las tendencias que parecía anticuada y que está poco a poco volviendo a reaparecer entre los famosos es el tabaco. Durante años eran los vapers, concretamente los juul, los que estaban siempre en manos de las celebs. Por ejemplo, Sophie Turner no lo soltaba. Sin embargo ahora vemos a artistas como Anya Taylor Joy, Dua Lipa, Lily-Rose Depp o Jenna Ortega con el cigarro en la mano. Vuelven los excesos al tiempo que la estética de clean girl va disipándose.

Ninguna de las actrices y cantantes mencionadas llega a los 30 años. Son todo jóvenes adultas que crecieron en un mundo que ya había prohibido fumar en interiores cuando eran adolescentes. En California se impidió a partir de 1998 y en Reino Unido en 2007. Dua Lipa, que es la mayor de estas mujeres y vivía en Londres en esta época, tenía 12 años cuando los británicos se libraron de los malos humos.

Rosalía es otra de las estrellas a la que se ha visto fumar cigarros tradicionales últimamente. En sus salidas con Jeremy Allen White ninguno de los dos soltaba el piti. En su caso tiene algo más de sentido, puesto decía en 2023 que con el nuevo año quería dejar de fumar. Hasta el momento no se la ha visto de nuevo con tabaco.

Cardados, oros y perfilador de labios

Tanto las pieles como el cigarro siempre en la mano sirven como un enganche muy natural para la siguiente tendencia que parece que dominará después de la clean girl aesthetic. Durante años, lo que se ha llevado era la piel limpia sin aparente gota de maquillaje: la máscara de pestañas marrón, los labios solo con brillo o las cejas al natural.

El pelo, recogido y con raya al medio para no tapar la piel. Las joyas, al mínimo: pendientes pequeños y colgantes muy finos, nada que distraiga de esa aparente imagen de salud y frescor.

Pero desde el comienzo de 2024, multitud de tiktokers se han hecho eco de la predicción de que con la entrada del nuevo año la moda sufre una regresión a hace una década. Vuelve la estética de series como Skins o de películas como El lobo de Wall Street o American Hustle. La mob wife, o lo que es lo mismo, la mujer de mafioso, es la nueva promesa fashion. Habrá que seguirle la pista para ver si es real.

Hablamos de collares con apariencia más pesada, pendientes grandes y dorados, perlas grandes, pañuelos... También labios visiblemente perfilados y uñas rojas. Todo ello en contraposición con lo anterior, se tiene que sumar a peinados más voluminosos, con ondas menos controladas y una estética, en general, más relajada.

También más sensual, con estampados animales o colores como el rojo dejando marca por todo el armario. Las medias rojas que este invierno ha llevado toda fashionista que se precie son una muestra más.