Gente

Las hermanas de Mohamed VI que 'reinan' en Marruecos

Meryem, Asmae y Hasnaa actúan a menudo como representantes de la monarquía alauita pero son muy diferentes entre ellas

Junto a Brigitte Macron posan a la izquierda Lalla Hasnaa y a la derecha Lalla Meryem y Lalla Asmae.

Junto a Brigitte Macron posan a la izquierda Lalla Hasnaa y a la derecha Lalla Meryem y Lalla Asmae. @DiplomaciaM

Meryem, Asmae y Hasnaa son las tres hermanas del rey Mohamed de Marruecos que están consiguiendo acercar posturas entre el país árabe y Francia. Después del divorcio entre el monarca y la reina Salma, han sido ellas quienes han cogido el testigo como representación femenina de la Casa Real alauita. Completas desconocidas para gran parte de la opinión pública, estas tres mujeres tienen una vida de película.

Se las identifica con el título "Lalla" antes del nombre, que es un identificativo de su pertenencia a la Familia Real. Corresponde a las mujeres royals en Marruecos, pero no es un equivalente de "princesa" sino que significa "señora".

La mayor es Lalla Meryem, nacida hace casi 62 años en Roma como primera hija del difunto rey Hasán II, y es la que tiene más protagonismo. Se educó en francés y español, y habla ambos idiomas con soltura. Por lo tanto, fue la encargada de dar la bienvenida a la reina Máxima de los Países Bajos en su visita a Marruecos. La mujer del rey Guillermo Alejandro es argentina, por lo que el español es su lengua materna.

Lalla Meryem, la mayor y una pionera

Lalla Meryem se casó en 1984 con Fouad Filali, hijo del que fuera primer ministro Abdelatif Filali, y marcó el final de una era al divorciarse en 1999. Fue la primera mujer de la Familia Real en dar ese paso hacia adelante, y marcó a una generación de mujeres marroquís que vieron en la separación una posibilidad no contemplada previamente.

En un primer momento, los medios marroquís no se hicieron eco de la información del divorcio, que se comentaba por las calles con sorpresa y con la esperanza de que pudiera haber una reconciliación entre ambos. Habían tenido dos hijos, Soukaina (que tiene ahora 37 años), e Idriss (de 35). Pero con el tiempo se confirmó que la separación era definitiva.

Otro de los hitos que demuestran que es una pionera es que en 2018 se cortó el pelo a lo garçon, rompiendo con la importancia de la melena en las mujeres. No solo en la cultura marroquí, también para las royals del mundo, donde solo hay dos excepciones que lucen un corte así: la reina Paola de Bélgica y Charlene de Mónaco.

Y por supuesto, como todos los miembros de una monarquía, tiene sus causas benéficas de preferencia. Es presidenta de la asociación marroquí en apoyo de Unicef y presidenta del Observatorio Nacional Marroquí de los Derechos del Niño, entre otros.

La discreta Lalla Asmae

Tres años después del nacimiento de Meryam, y tras la feliz llegada de Mohamed VI en 1963, la familia recibió a Asma. Se crio de la misma manera que sus hermanos mayores, con la mejor educación complementada por niñeras europeas y, en su mayoría, españolas. Por tanto, también es muy versada en la lengua de nuestro país.

Tiene fama de tímida, seria, discreta y observadora. Al menos así se la describía hace más de treinta años cuando se casó con el empresario Khalid Bouchentouf en 1987. Junto a él tuvo dos hijos, Yazid (35 años) y Nuhaila (de 32).

Poco más se conoce de Asma, ya que es la más privada de las tres hermanas de Mohamed VI. Es la única que sigue casada, y por supuesto tiene también sus ONGs de referencia: es presidenta de honor de la Sociedad Protectora de Animales y presidenta de la Fundación Lalla Asma para niños sordos.

La ex del Litri, Lalla Hasnaa

La tercera hija, cuarta si se tiene en cuenta a Mohamed VI, de Hasán II fue Hasma. Es todo lo contrario a su hermana mayor Asma, y ha tenido más presencia en la Familia Real alauita desde que Salma se divorciara del monarca.

Curiosamente, protagonizó titulares en los medios de corazón cuando mantuvo una relación con el torero español Miguel Báez Spínola, conocido como El Litri. Supuestamente ocurrió en los años noventa, y aunque se conocen pocos detalles, no pudo haber durado mucho. Ya que el futuro que esperaba a Lalla Hasma era casarse en 1994 con Khalid Benharbit, cardiólogo hijo del jefe de gabinete del ministro del interior marroquí.

Junto a él tuvo dos hijas, Oumaima y Oulaya, de 28 y 26 años respectivamente. Pero su matrimonio terminó poco después, aunque la fecha no ha llegado a publicarse. Hasnaa preside el consejo de administración de la Fundación Mohamed VI para la protección del medio ambiente y hace regularmente visitas para sensibilizar a la población con estas cuestiones. Su implicación es tal que incluso representó a su hermano en el congreso por el clima de la ONU en septiembre de 2019.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar