La primera ministra británica, Theresa May, ha dicho este miércoles a su grupo parlamentario que dimitirá del cargo antes de que empiece la segunda fase de negociaciones con la Unión Europea (UE), a cambio de que apoyen su acuerdo del Brexit, rechazado ya dos veces en el Parlamento.

La líder conservadora ha prometido «que no permanecerá en su puesto para la siguiente fase de la negociación», ha revelado el diputado James Cartlidge al salir de la reunión de los «tories» en una sala del Parlamento.

May sucumbe de algún modo al ala más euroescéptica de su partido, que desde hace tiempo exige un nuevo liderazgo en la nueva etapa de las negociaciones. No obstante, no está claro que una tercera votación sobre el Brexit se vaya a producir porque el presidente de la Cámara, John Bercow, sigue bloqueándola al entender que ya se ha votado dos veces y ahora no hay cambios significativos.

Aunque May consiguiera llevar el texto de nuevo a los Comunes, todavía tendría un largo camino que recorrer para convencer al ala dura de los Brexiters de que acepten su acuerdo y no precipiten acontecimientos más imprevisibles como un Brexit sin acuerdo o una prolongación de la actual situación.