Donald Trump se ha despedido a la francesa de los líderes de la OTAN que han celebrado en Londres el 70º aniversario de la organización. El presidente de Estados Unidos ha cancelado la rueda de prensa prevista para este miércoles como colofón de su participación en la cumbre de Londres con la excusa de haber comparecido ya varias veces ante los periodistas. Sin embargo, la razón de su repentina marcha está probablemente en la difusión de un vídeo en el que varios mandatarios se burlaban de Trump, sin nombrarlo.

Como es su costumbre habitual, Trump anunció su decisión en su cuenta de Twitter. «Cuando terminen las reuniones de hoy, regresaré a Washington. No haremos una conferencia de prensa al final porque hicimos ya varias en los últimos dos días. ¡Tengan un viaje seguro!», afirma en esta red social.

En el vídeo polémico, de autor desconocido, aparecen en el Palacio de Buckingham el presidente francés, Emmanuel Macron, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, el primer ministro británico, Boris Johnson, el holandés, Mark Rutte, y la princesa Ana de Inglaterra comentando con ironía la extensión de las comparecencias de Trump, si bien no mencionan su nombre.

Boris Johnson le inquiere al presidente francés: «¿Es por eso por lo que llegaste tarde? A continuación Trudeau señala: «Llegó tarde porque da unas conferencias de prensa de 40 minutos como mínimo». Luego agrega el primer ministro canadiense: «Oh, sí, sí, sí. Anunció…». Macron dice algo muy animado pero es inaudible. El grupo se ríe y el holandés Rutter exclama: «¡Fake news media!». Justo esta expresión es de las favoritas del presidente de EEUU cuando quiere echar por tierra a los medios de comunicación. Finalmente, Trudeau afirma: «Su equipo estaba con la mandíbula desencajada».

El martes Donald Trump dio una rueda de prensa junto a la canciller alemana, Angela Merkel, que casi dura una hora. Trump contestó a los periodistas y se saltó la agenda. De ahí que sea fácil deducir que se referían al presidente de Estados Unidos, que ha seguido en esta cumbre con sus críticas a los europeos por no contribuir lo suficiente al presupuesto de la OTAN.

A quien señaló especialmente Trump fue al recién reelegido primer ministro canadiense, Justin Trudeau, a quien acusó de tener «dos caras». Según Trump, aunque Trudeau parece «un tipo muy agradable», sin embargo, «le llamé la atención por no contribuir al presupuesto de la OTAN con el 2% del PIB, y creo que no estaba muy feliz».  

En Washington a Trump le espera una nueva fase de la investigación que puede conducir a su destitución. La Comisión de Inteligencia acaba de hacer público un informe en el que señala que Trump abusó de su poder como presidente para intentar que el presidente de Ucrania pusiera el mecanismo de su Estado al servicio de un interés personal del magnate. En este caso, reunir pruebas contra el hijo del ex vicepresidente Joe Biden, uno de los aspirantes demócratas a candidato a la Presidencia en 2020.

Ahora la comisión de Justicia estudiará cómo ha de articularse legalmente un posible proceso de destitución. La siguiente fase será la votación en el pleno de la Cámara de Representantes que ha de decidir si se procede a llevar la causa del impeachment al Senado, donde se precisarían dos tercios para que saliera adelante. Los republicanos, hasta ahora firmes defensores de Trump, cuentan con la mayoría de senadores.