Estados Unidos | Internacional | Política

Irán ataca con misiles dos bases de EEUU en Irak en respuesta por la muerte de Soleimani

El líder supremo Ali Jamenei anuncia que la acción "no es suficiente", ya que el régimen busca que EEUU salga de la región

Irán ataque EEUU

La Guardia Revolucionaria de Irán supervisa el lanzamientos de misiles balísticos Zelzal en unos ejercicios militares. EFE

La Operación Mártir Soleimani ha empezado en la madrugada del miércoles. Apenas unas horas después del entierro del general Qassem Soleimani en Kerman, su tierra natal, la Guardia de la Revolución Islámica ha reivindicado los ataques con misiles tierra-tierra Fatah-110 de la base estadounidense de Ain Al Asad, en la provincia iraquí de Al Anbar, y otra en Erbil, en el Kurdistán iraquí.

El ejército iraquí informó de que el ataque perpetrado durante media hora, desde la 1.30, hora local. Irán ha lanzado 23 misiles balísticos, 17 de ellos cayeron en Ain Al Asad, y los otros cinco en Erbil. En las dos bases hay tropas de EEUU y de sus aliados.

Es la primera respuesta del régimen de los ayatolás al asesinato de su general estrella, Qassem Soleimani. El militar fue víctima de un ataque con drones a su llegada al aeropuerto de Bagdad el pasado 3 de enero. Irán ha prometido que vengará la muerte de su héroe, que considera una ejecución.

Este ataque con misiles de Irán contra intereses de EEUU aumenta la tensión en la ya inestable región. El líder supremo, Ali Jamenei, que lloró en el entierro del general Soleimani, supervisó la operación. A su vez, el presidente de EEUU, Donald Trump, ha sido informado sobre el ataque y va a intervenir a primera hora del miércoles desde Washington.

En su primera reacción, Trump decía que aún estaban evaluando daños, pero que por el momento todo estaba bien. A su vez presumía del mejor ejército del mundo.

El líder Supremo de la República Islámica, Ali Jamenei, ha anunciado que Irán considera que esta acción «no es suficiente» porque su objetivo es expulsar a EEUU de la región. En un discurso televisado desde la ciudad de Qom, Jamenei ha señalado: «Se les dio un bofetada pero tal acción militar no es suficiente. La presencia corrupta de EEUU debe terminar», según informa la agencia Efe.

Horas antes la Guardia de la Revolución había anunciado la operación. «Ha llegado la hora de cumplir la promesa», señalaba en un comunicado. «Advertimos al Gran Satán, al régimen arrogante americano, de que cualquier respuesta se enfrentará a acciones más dolorosas y crueles».

Ha vuelto a demandar a Estados Unidos que retire sus tropas de Irak para evitar bajas. En Irak hay más de 5.000 efectivos de Estados Unidos. Ha habido confusión sobre el llamamiento a la retirada de tropas realizado por el Parlamento iraquí.

Primero el general de brigada William H. Seeley III aceptó esta petición de repliegue. Sin embargo, el secretario de Estado, Mark Esper, aseguraba que este anuncio del militar se debía a un error. El presidente Trump ha dicho que EEUU no se irá hasta que Irak no pague por los servicios que les han prestado.

La OTAN ha suspendido su misión en Irak como medida preventiva tras el asesinato del general iraní, Qassem Soleimani. Los aliados realizaban tareas de entrenamiento del ejército iraquí.

De los 13 soldados españoles que había en Bagdad como parte de la misión aliada, ya solo quedan tres. Los diez restantes se han trasladado a Kuwait. En la base Gran Capitán, en Besmayah, al sureste de la capital iraquí hay 550 efectivos españoles.

«Nos defenderemos»

El ministro iraní de Exteriores, Mohamad Javad Zarif, también decía en Twitter que Irán no busca una escalada bélica ni una guerra, «pero nos defenderemos ante cualquier agresión».

«Irán adoptó medidas proporcionales en legítima defensa, tal como lo establece el artículo 51 de la Carta de Naciones Unidas, apuntando contra bases desde las cuales, de manera cobarde, las fuerzas armadas lanzaron ataques contra nuestros ciudadanos y oficiales de alto rango», se justificaba el ministro Zarif.

Irán también ha amenazado con lanzar ataques contra Israel, en Haifa, y Emiratos Árabes Unidos, concretamente en Dubai, en represalia si su tierra es bombardeada.

Será determinante saber si en este ataque con misiles realizado por Irán hay víctimas mortales. En ese caso la escalada bélica será difícilmente evitable. Si Trump amenazó con una respuesta «desproporcionada», si hubiera víctimas estadounidenses. Una guerra contra Irán sería devastadora.

Si los daños fueran menores y no hubiera víctimas, cabe la posibilidad que las acciones sean limitadas. Después de la muerte de quien llevaba a cabo las operaciones en el exterior de Irán, el régimen de los ayatolás tenía que actuar de alguna manera.

El efecto en las Bolsas y en el precio del petróleo se ha hecho notar desde el arranque de esta primera semana de enero. Tras los ataques de Irán en Irak, el índice de referencia Nikkei ha caído casi un 2,5% y el Topix un 2%. El crudo saltó hasta un 4,5% más, con el barril a 65,54 dólares, aunque luego bajó ligeramente. El lunes 6 de enero ya fue una jornada aciaga. En España la factura por estos primeros embates en el precio del petróleo puede costar unos 1.500 millones de dólares extra.

El martes Soleimani fue enterrado en su tierra natal con la asistencia decenas de miles de fieles iraníes. En una estampida fallecieron unas 50 personas que rendían homenaje a su líder.

El Parlamento iraní aprobó el martes por unanimidad una moción bajo la rúbrica de «dura venganza» por la que considera al Ejército de Estados Unidos y al Pentágono como fuerzas terroristas. Un proyecto de ley previo ya consideraba al Comando Central de EEUU como una organización terrorista. Así respondía el régimen de los ayatolás a Washington que incluyó a la Guardia Revolucionaria en la lista de grupos terroristas.

El mundo mira a Oriente Próximo en esta primera semana de 2020. Después de este ataque con misiles de Irán, con el que pretende salvar la cara tras la pérdida de su héroe en el campo de batalla, será crucial ver cómo responde el presidente Trump, inmerso en plena precampaña electoral y con el impeachment en marcha en el Senado. Los efectos de una escalada bélica harían temblar el planeta.

Comentar ()