Bolivia homenajeó este viernes a los Beneméritos de Ñancahuazú, los militares que capturaron hace 53 años en ese país a Ernesto «Che» Guevara. Tras años de homenajes al Che por parte del gobierno de Evo Morales, ahora huido del país, el gobierno interino de Jeanine Áñez organizó un acto de «desagravio» a los soldados que capturaron a Guevara, perseguidos durante el anterior período político.

El acto homenajeó a un grupo de 47 militares en la ciudad boliviana de Santa Cruz, en el aniversario del día en que Guevara fue fusilado en 1967.

La propia Jeanine Áñez presidió el evento, en el que recordó también a quienes «cayeron víctimas del terror guerrillero que trajo a Bolivia el ‘Che’ Guevara», al que describió como ejecutor de «asesinatos cobardes» y como un invasor de «miseria moral».

Áñez reivindicó la captura y muerte del Che como una lección de Bolivia al mundo contra «la dictadura comunista». «Ninguna dictadura pasará ni echará raíces en esta nación, tampoco fascista ni populista», arengó la presidenta interina.

Entre los homenajeados estuvo Gary Prado Salmón, general de división retirado y el hombre que atrapó al Ché tras un enfrentamiento en el que el guerrillero recibió heridas de bala. Prado Salmón denunció represión política durante el gobierno de Evo Morales y pasó once años en detención domiciliaria.

Al homenaje asistieron miembros del Gobierno interino y mandos militares, quienes impusieron medallas al mérito militar a los homenajeados, entre ellos Gary Prado Salmón, un general de división retirado que es recordado como quien atrapó al «Che» en un enfrentamiento en que el guerrillero fue herido de bala en una pierna.

Gary Prado Salmón fue uno de los militares retirados que durante el anterior Gobierno de Evo Morales denunció represión política y uno de los procesados por un caso de supuesto terrorismo, por el que estuvo once años en detención domiciliara.

Alabanzas de Pablo Iglesias

En España, el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, reivindicó este viernes la figura del Che y dijo que «sigue despertando el odio de la derecha reaccionaria».

«Si su figura sigue despertando el odio de la derecha reaccionaria, es por lo que representa su ejemplo para la historia de la liberación de los pueblos y la justicia social. Hasta siempre, comandante», ha escrito Iglesias en la red social Twitter sobre el guerrillero cubano-argentino.