Tener 22 años y brillar como nadie en la investidura más esperada, a la par que curiosa por la seguridad y la situación generada por la pandemia, es un mérito con el que la joven Amanda Gorman no esperaba contar. The Hill We Climb, el texto de cosecha propia que recitó en un Capitolio silencioso, pero alentado por las miles de cuerdas vocales de los americanos que siguieron la retransmisión por televisión, la convierte en la poeta inaugural más joven en la reciente historia estadounidense.

Durante cinco minutos, Gorman conmovió y emocionó con un texto que animaba a sus compatriotas a subir la colina que sus palabras crearon, en una época convulsa de la historia americana: un mandato para olvidar de Donald Trump, un movimiento contra el racismo que alcanzó su clímax con el Black Lives Matter tras el asesinato de George Floyd y una pandemia que se abandonó en la toma de la primera ola.

«Siempre hay luz si somos lo suficientemente valientes para verla. Si tan solo fuésemos lo suficientemente valientes para serla. Cuando llega el día nos preguntamos, ¿dónde podemos hallar luz en esta sombra que nunca termina?», comenzó Gorman en su recital.

El poema de Amanda Gorman.

«La democracia se puede retrasar periódicamente, pero nunca será derrotada permanentemente. En esta verdad, en esta fe en la que confiamos, tenemos los ojos puestos en el futuro. La historia tiene los ojos puestos en nosotros. Esta es la era de la justa redención», continuó. «No regresaremos a lo que fue, sino que nos trasladaremos a lo que será un país magullado, íntegro, benevolente, pero audaz, feroz y libre».

«De alguna manera hemos resistido y hemos sido testigos de una nación que no está rota, sino inacabada. Nosotros, los sucesores de un país y una época en la que una flaca chica negra, descendiente de esclavos y criada por una madre soltera, podemos soñar con convertirnos en presidente solo para encontrarse recitando para uno», recitaba.

Después de la lectura de su texto, Gorman ganó más de un millón de seguidores en Twitter y alrededor de dos en su Instagram en menos de 24 horas. Antes de recitar ante el Presidente, tenía menos de 100.000 en la red del pájaro más ávido de la red y 45.000 en la de la vanidad, o eso dicen.

El impacto que cinco minutos bien aprovechados en televisión pueden tener en la trayectoria futura es algo que Gorman tendrá que ir evaluando poco a poco, pero el impacto que la joven poeta ha tenido en todo el mundo es palpable.

O si no, que se lo digan a Oprah Winfrey, una de las mujeres más influyentes de Estados Unidos que felicitó a la joven poeta en redes sociales.