Después de estar por delante en el recuento, el ecologista Yaku Pérez en el último tramo va por detrás por unos miles de votos. Todo indica que el banquero conservador Guillermo Lasso será el rival del correísta Andrés Arauz en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. El líder del partido Pachakutik rechaza que sea Lasso el vencedor de la disputa por el segundo puesto. Pérez ha convocado una marcha pacífica este jueves ante el Consejo Nacional Electoral de cada provincia para denunciar el fraude.

A las 18.30 del miércoles en Ecuador, pasada la medianoche en España, Lasso contaba con un 19,63% de los votos frente a un 19,62% de Yaku Pérez. Los resultados se decidirán en 1.102 actas con novedades, un 2,76% del total, y un 0,55% que quedan por evaluar. Son unos 375.000 votos en todo el país, según informa El Comercio de Ecuador.

Yaku Pérez, (Cuenca, 1969), líder del partido Pachakutik, ha asegurado en su cuenta de Twitter: «No le están robando el voto a Yaku, le están robando la democracia a Ecuador». Pérez aún confía en estar en las papeletas el 11 de abril. La Comisión Nacional AntiCorrupción va a informar este jueves de las anomalías detectadas.

El líder de Pachakutik afirma que se han detectado «pérdida de actas, incongruencias entre el número de votantes y el padrón electoral, ninguna acta cuadra y por último, no colocan el sello de seguridad en ninguna de las actas de reconteo». Insiste en que se ha dejado Guayaquil para el final con el fin de manipular el resultado.

Las elecciones presidenciales y legislativas se celebraron el domingo 7 de febrero en Ecuador. Ganó el candidato apadrinado por el ex presidente Rafael Correa, Andrés Arauz, que había sido uno de sus ministros.

Obtuvo algo más de tres millones de votos, un 32,43% de los votos. Para evitar la segunda vuelta habría necesitado más del 40% y diez puntos de diferencia con el segundo más votado. Finalmente habrá ballotage el 11 de abril. Lo que aún no se sabe es quién disputará la Presidencia al correísta.

Es Rafael Correa quien sigue determinando el destino de Ecuador. El ex presidente está detrás de la elección de Arauz, aunque ahora intenta, de cara a la segunda vuelta, intenta presentarlo como un líder autónomo.

El voto de muchos ecuatorianos se decanta a favor de Correa o en contra. El presidente saliente, Lenín Moreno, también era cercano a Correa hasta que se distanció claramente de su protector.

La sorpresa Yaku

Yaku Pérez dio la sorpresa el domingo y empezó con ventaja en el recuento frente al banquero Guillermo Lasso. La distancia iba acortándose poco a poco y ya en la madrugada del lunes el líder de Pachakutik se temía que recuento en Guayaquil, principalmente, acabaría desbancándolo.

En declaraciones a El Independiente, el candidato ecologista decía: «Estamos viendo cómo se está cocinando un fraude electoral». Según Yaku Pérez, su candidatura supone un reto mucho más complicado para el correísmo que la de Lasso. «Nuestra candidatura es muy fuerte. A los correístas les conviene un candidato débil como Lasso», nos decía.

El movimiento Pachakutik ha convocado una movilización nacional para denunciar el fraude electoral, que habría sido orquestado «por Lasso, Correa y Nebot» con el fin de desbancar a Yaku Pérez de la segunda vuelta. Asegura que van a utilizar todos los medios legales y de movilización en las calles para impedir que se consume el fraude.

Yaku (agua en quechua) Pérez representa una opción ecologista de izquierdas enraizada en los movimientos indígenas. El Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxl, en palabras de Leónidas Iza Salazar en Facebook, ha señalado que «ante la amenaza de la derecha de atentar contra la voluntad popular, nos movilizaremos y no permitiremos que la derecha venga de donde venga pretenda estar por encima de la decisión popular».

Doctor en Jurisprudencia, activista en derechos humanos y ambientalista, ha organizado protestas contra Rafael Correa y luego contra Lenín Moreno. Representa una izquierda que se distancia del correísmo.

Las críticas a Yaku Pérez de Monedero

Prueba de que supone una amenaza para Rafael Correa, y para el chavismo son las alusiones despectivas que le dirigió en una entrevista en una cadena local ecuatoriana el dirigente de Unidas Podemos Juan Carlos Monedero.

Expuso sus sospechas sobre «el indigenismo» de Yaku Pérez, por haberse cambiado hace años su nombre de pila, Carlos por Yaku, y haber leído, sin más fuentes ni comprobaciones, que tenía negocios de minería. Además añadía que la gente que rodeaba a Yaku Pérez no parecían indígenas de verdad, en la miseria.

En un artículo en Ecuador Today, Juan Cuvi, quien fuera dirigente de Alfaro Vive Carajo, dice que Monedero es «un franquista de izquierdas: racista, supremacista y colonialista». Añade: «Monedero sería feliz exhibiendo a Yaku Pérez en una jaula, ataviado con plumas y taparrabo, para así poder honrar su condición de indígena. Como hicieron los reyes católicos hace cinco siglos».

La pareja de Yaku Pérez, Manuela Picq, quien ha sido una figura relevante en el último tramo de la campaña electoral, ha dicho a la CNN, que el candidato de Pachakutik representa una opción que nada tiene que ver con la izquierda bolivariana, ya que el movimiento indígena es asambleísta y multipolar. Manuela Picq fue expulsada de Ecuador por el presidente Correa en 2015. Su delito fue participar en una manifestación del movimiento indígena siendo extranjera (es franco-brasileña).

En una entrevista reciente, Yaku Pérez se describía como el portavoz de «una ideología de izquierda que persigue y criminaliza la protesta social y amordaza a los periodistas, sino una ideología de izquierda que promueve el medio ambiente y el sentido de comunidad; una ideología de izquierda que no ve la naturaleza como algo inerte que se puede explotar, sino un ser vivo al que todos pertenecemos».