El recuento en las elecciones en Ecuador, celebradas este domingo, está siendo de infarto. El candidato de Pachakutik, Yaku Pérez, iba por delante del banquero Guillermo Lasso para pasar a segunda vuelta con el ganador, el correísta Andrés Arauz, durante las primeras horas. Pero a medida que ha avanzado el recuento, con los datos de Guayaquil, Lajo y otras ciudades, Lasso le ha adelantado.

En una entrevista exclusiva con El Independiente, el candidato de Pachakutik, indigenista de izquierdas, denuncia fraude electoral y exige que haya recuento. «Queremos denunciar ante la opinión internacional cómo se cocina un fraude. Algo huele mal aquí. Llevábamos ventaja a Guillermo Lasso. Con el correr de las horas en Guayaquil han empezado a aparecer resultados sorprendentes. No se está respetando la voluntad de los electores porque la diferencia era clara».

El candidato del correísmo, Andrés Arauz, gana con un 32,21% de los votos. A las 7.45, hora de España, el candidato conservador Guillermo Lasso tendría 19,62% y Yaku Pérez, 19,77%, prácticamente un empate, según los datos del CNE con más del 96% escrutado. Pérez ha llegado a estar un punto y medio por delante de Lasso.

Quien logre finalmente el segundo puesto se disputará el 11 de abril la Presidencia con el designado por Rafael Correa, Andrés Arauz, ya que ha ganado pero no ha superado el 40% de los votos y diez puntos porcentuales, como se exige para salir elegido en una votación. Vuelve a ser Correa el eje de las elecciones en Ecuador.

«Vamos a exigir al Consejo Nacional Electoral que reabra las actas. El conteo rápido nos situaba en segundo lugar y ahora empieza a variar. Nosotros llevamos una clara ventaja», añade indignado Yaku Pérez, quien ha sido la revelación de la campaña en Ecuador.

Alternativa al correísmo

El líder de Pachakutik, una formación de izquierdas alternativa al correísmo, no descarta movilizaciones si finalmente es Lasso quien pasa a segunda vuelta. «El pueblo de acá está indignada y sale a las calles. La voluntad popular no se puede soslayar. Es una clara violación a un proceso que debería ser transparente», afirma Yaku Pérez.  

Otro dato que, según Yaku Pérez, indica que hay anomalías destacadas es el hecho de que en el recuento de las legislativas la ventaja de su partido, Pachakutik, es de diez puntos frente al partido de Lasso, CREO. Así lo denuncia en su cuenta de Twitter. La página web del recuento ha sufrido ataques.

«Es un contubernio de Arauz y Lasso. Si pasamos a segunda vuelta, es difícil que gane el candidato del correísmo. Nuestra candidatura es muy fuerte. A los correístas les conviene un candidato débil como Lasso», declara Yaku Pérez.

Nacido en Cachaipucara, Cuenca, en 1969, Yaku Sacha Pérez Guartambel ha sido presidente de la Confederación de Pueblos de la Nacionalidad Kichwa de 2013 a 2019. En 2019 fue elegido prefecto de Azuay. Ha participado en manifestaciones tanto contra Correa como contra Lenín Moreno, su sucesor que acabó rebelándose contra su antecesor.

Representa a la izquierda que quiere desprenderse de la herencia del correísmo y la voz de la olvidada comunidad indígena, que tampoco fue bien tratada durante la Presidencia de Rafael Correa.

El ex presidente Rafael Correa sigue siendo quien marca los tiempos en Ecuador. De hecho, fue quien designó al candidato de Unión por la Esperanza. Había sido ministro de Conocimiento y Talento Humano con Correa.

Arauz ha ganado pero no ha evitado una segunda vuelta electoral. Correa tiene un suelo electoral de un 20%, lo que hace que cualquiera de sus designados tenga muchas posibilidades en primera vuelta.

Correa no puede presentarse por causas pendientes con la Justicia. Tampoco es el mejor momento para competir en las elecciones. Quien sea presidente ha de hacer frente a una situación grave de crisis económica. La principal preocupación de los electores es el empleo y la situación económica.

La pandemia ha agravado las carencias de los ecuatorianos. El 83 % de la fuerza de trabajo está desempleada o tiene ingresos precarios. Según las estadísticas oficiales, solo el 17 % de la población económicamente activa cuenta con un trabajo con unos mínimos legales.

En España viven unos 180.000 ecuatorianos, a quienes Yaku Pérez ha pedido que estén «vigilantes» para impedir que el fraude se consume.