Cuando se cumplan 20 años del 11-S, no habrá soldados de EEUU y sus aliados en Afganistán. El presidente de EEUU, Joe Biden, ha anunciado este miércoles la retirada definitiva de soldados que se desplegaron para contestar al mayor atentado sufrido en territorio americano.

«Soy el cuarto presidente de Estados Unidos que tiene que lidiar con la presencia de tropas estadounidenses en Afganistán. Dos republicanos, dos demócratas. No pasaré esta responsabilidad a un quinto», ha dicho Biden en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca. Desde este mismo lugar el presidente George Bush hijo anunció el envío de tropas a este país asiático en 2011.

He llegado a la conclusión de que es hora de poner fin a la guerra más larga de EEUU»

joe biden, presidente de eeuu

«He llegado a la conclusión de que es hora de poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos. Es hora de que las tropas estadounidenses regresen a casa (…) No podemos continuar el ciclo de extender o expandir nuestra presencia militar en Afganistán con la esperanza de crear las condiciones ideales para nuestra retirada, esperando un resultado diferente», ha señalado el presidente.

Estados Unidos mantiene 2.500 efectivos militares en Afganistán. Otras 38 naciones tienen allí otros 10.000 soldados.

En Afganistán han perdido la vida 2.300 militares. Esta operación ha costado dos billones de dólares. El proceso comienza el 1 de mayo, justo cuando su antecesor, Donald Trump, había dicho que estaría concluida la retirada.

A partir de septiembre solamente estarán en territorio afgano suficientes soldados para custodiar a los diplomáticos estadounidenses.

«Reorganizaremos nuestras capacidades de lucha contra el terrorismo y los activos sustanciales en la región para evitar el resurgimiento de la amenaza terrorista a nuestra patria en el horizonte. Haremos responsables a los talibanes de su compromiso de no permitir que ningún terrorista amenace Estados Unidos o sus aliados en suelo afgano. El gobierno afgano también se ha comprometido con nosotros, y centraremos toda nuestra atención en la amenaza que enfrentamos hoy «, ha señalado Biden.

España también se retira

España, al igual que el resto de los aliados, también retirará a los 24 soldados que aún están en Afganistán, como ha confirmado la ministra española de Exteriores, Arancha González Laya, en RNE. «Nos desplegamos juntos y nos retiramos juntos», ha señalado.

Inicialmente España participó en la operación Libertad Duradera, con apoyo médico, aviones de transporte, buques y helicópteros. La mayor aportación de nuestro país, 350 militares, se produjo en el marco de la ISAF (International Security Assitance Force).

En 2004 asumió el mando de la base de Herat, donde puso en marcha un hospital de campaña Role 2E, y se hizo cargo del equipo de reconstrucción provincial en Qala-i-Naw.

Como miembro de la OTAN, España se estableció en la provincia de Badghis entre 2005 y 2013. Su misión era dar estabilidad y seguridad a la provincia y entrenar al ejército y la policía afgana. Su labor era de defensa y protección.

El 31 de diciembre de 2014 comenzó formalmente la Misión Resolute Support (Apoyo Decidido) de la OTAN, cuyo objetivo era la asistencia, entrenamiento y asesoramiento a las instituciones afganas.

En Afganistán, han perdido la vida 102 soldados españoles en accidentes o atentados, según informa la web del Ministerio de Defensa.

En 2018, los efectivos españoles, que vienen contribuyendo en Cuarteles Generales en Kabul a las tareas de Estado Mayor, atienden también labores de adiestramiento, asesoramiento y asistencia a los órganos logísticos nacionales afganos, al Mando Nacional Afgano de operaciones especiales y a un batallón (Kandak) de Operaciones Especiales, y prestan protección y seguridad al personal desplegado.