Matt Hancock, ministro de Sanidad británico, ha dimitido este sábado después de que salieran a la luz unas comprometidas imágenes en las que se le apreciaba besando a su asistente, Gina Coladangelo, violando las normas de distanciamiento físico en el marco de la pandemia en Reino Unido.

Las imágenes que publicó en exclusiva The Sun son capturas que fueron tomadas de las cámaras de seguridad en el día 6 de mayo. La controversia de las instantáneas aumentó el ruido en torno a las preguntas que Hancock, casado, ya había afrontado con anterioridad en torno a su relación con Gina Coladangelo, amiga universitaria que fue contratada como directora no ejecutiva en Departamento de Sanidad y Asistencia Social (DHSC).

Hancock pidió disculpas por haber sido pillado, pero descartó dimitir en un primer momento, decisión que ha revertido en las últimas horas debido al nivel de polémica que se ha generado en los tabloides británicos.

«Aquellos de nosotros que hacemos las normas debemos atenernos a ellas, y es por es por lo que debo dimitir», afirmó en un vídeo divulgado a través de Twitter.

En una carta dirigida a Boris Johnson, el secretario de salud alegó que el gobierno británico «le debe a la gente que ha sacrificado tanto en esta pandemia ser honesto cuando los hemos defraudado».

La carta que Hancock ha enviado al primer ministro británico, Boris Johnson.

Johnson ha respondido a Hancock, transmitiéndole un mensaje de tranquilidad: «Deja su cargo muy orgulloso de lo que ha logrado, no sólo en la lucha contra la pandemia, sino incluso antes de que la Covid-19 nos golpeara».