El Papa Francisco se sometió el pasado domingo a una operación quirúrgica en Roma debido a una estenosis diverticular sintomática del colon, la cual concluyó de forma satisfactoria.

Por medio de un comunicado, el Vaticano informó que el argentino «se recuperaba bien de la intervención bajo anestesia general». «El Santo Padre, ingresado por la tarde en el Policlínico Agostino Gemelli, se ha sometido por la tarde a la intervención quirúrgica prevista», anunció el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, según recoge Vatican News.

Según ha explicado Bruni, el Papa ha reaccionado bien a la operación realizada bajo anestesia general y que ha sido llevada a cabo por el doctor jefe del departamento de cirugía digestiva del citado hospital, Sergio Alfieri.

El Papa abandonó la Casa Santa Marta en la tarde de este domingo tras rezar el Ángelus asomado a la ventana de su estudio privado. Si bien reducirá su agenda en julio y agosto, está programado que viaje del 12 al 15 de septiembre a Eslovaquia, según ha anunciado él mismo.