Asia | Internacional

'Lord Miles', el joven británico que narra en redes su huida de los talibanes

El universitario de 22 años se ha encargado de cubrir mediante 4chan, Facebook y Twitch sus intentos para salir de Kabul

Miles Routledge durante su directo en Twitch

Miles Routledge durante su directo en Twitch Youtube / Mrhuth Stuff

Los talibanes, desde la semana pasada, continúan su avance desenfrenado por Afganistán. Con su ocupación de la capital, Kabul, y la dimisión del presidente del Gobierno Ashraf Ghani, la población de la ciudad se ha lanzado al aeropuerto intentando con desesperación salir del país. Las últimas imágenes recogidas por los medios en la zona muestran miles de afganos en las pistas de aterrizaje, tratando de entrar en aviones saturados o de huir incluso en vuelos a punto de despegar.

El tan rápido avance del autodenominado Emirato Islámico de Afganistán en el país y su aterrizaje en Kabul han pillado por sorpresa a organismos internacionales y gobiernos extranjeros, al igual que a los turistas que se encontraban en la capital afgana.

Especial interés está teniendo el intento de huida de un ciudadano británico: Miles Routledge, de 22 años. Desde el pasado viernes 13 de agosto, el más conocido como ‘Lord Miles’ – rango mobiliario que se ha atribuido y que ha incluido en su tarjeta de crédito para que, en el caso de ser secuestrado por los talibanes, «vean en el título una razón suficiente para mantenerme vivo, al considerar que podría tener algún poder negociador por ser alguien importante» – ha utilizado sus redes sociales para narrar su experiencia en Oriente Medio.

El viaje por diversión convertido en una escapada en directo

A través de 4chan, un chat en el que cualquiera puede compartir imágenes y hacer comentarios de forma anónima, el joven explicó los motivos que le habían llevado hasta Afganistán: «Busqué en Google cuáles eran los países más peligrosos que visitar y utilicé los resultados como si fuera una lista de la compra. Mi primer viaje fuera del país fue a Chernóbil hace 2 años. Soborné a un guardia armado para que me permitiese llevarme una máscara de gas que encontré en el hospital abandonado. La vendí en eBay por más de lo que me costó el viaje».

Esta red social ha sido su principal medio de comunicación con el resto de internautas, quienes se interesaban cada vez más acerca del estado de Miles. El día 14 este estudiante universitario de Física informaba de su intento fallido de volver a Inglaterra antes de la fecha prevista ante el avance talibán hacia la capital. El 15 lanzaba un mensaje optimista poco antes de que, finalmente, Kabul fuese tomada: «Los organismos de inteligencia indican que la capital será ocupada en unos 30 días, no en unos días. Estoy casi seguro de que será así (si no, este hilo de mensajes se pondrá mucho más interesante jeje)».

Algo más de dos horas después, Routledge actualizaba cuál era su situación ahora que tendría que ocultarse en el hotel para evitar ser atacado por el grupo paramilitar. Con tono jocoso y como si lo que estuviese ocurriendo a su alrededor no tuviese ninguna peligrosidad, el británico se limitó a opinar sobre las ventajas que ofrecía su habitación – una televisión y un baño privado, entre otras – o sobre la gran calidad de la comida.

«La gente dice que mi situación es mala, pero las personas occidentales pagamos 5$/£ por hamburguesas comida basura que nos provocan cáncer, mientras que toda esta carne cuesta menos de 1$/£. No sabéis lo bien que sabe. Saboread la buena vida y veníos conmigo a Afganistán, tíos. Podemos pasar una noche por la ciudad», escribía Miles junto a una imagen de un plato con carne y pan.

Sin embargo, las cosas comenzaban a ponerse más serias aún en la capital y la tensión también empezaba a notarse entre la ciudadanía. Ahora a través de Facebook y con un cierto tono de desconcierto, Miles hacía conocedores a sus seguidores de que «la ciudad es una anarquía» y, por tanto, trataría de llegar al aeropuerto para ponerse en contacto con la embajada británica allí, al estar cerrada su sede en Kabul, para regresar a casa.

Ronda de preguntas ‘online’ en una casa de protección de la ONU

4chan sirvió a ‘Lord Miles’ para mantener a los usuarios de la red lo más informados posible acerca de su travesía desde el hotel al aeropuerto de Kabul. Primero oculto tras un burka y más tarde con un pañuelo a la cabeza, consiguió entrar en el aeródromo. No obstante, su objetivo de lograr salir del país se truncaba por instantes: «No hay más vuelos en Kabul, estoy atrapado en Afganistán. Me he metido en un lío», narraba Miles.

Pero no todo eran malas noticias para el universitario, quien explicaba a sus seguidores que había conseguido ingresar en un recinto donde Naciones Unidas ofrece protección a las personas de otros países que se encontraban en Kabul. Ya bajo la ‘seguridad’ que la ONU podía ofrecer, Routledge realizó un vídeo en directo a través de la plataforma digital Twitch.

Con tono sereno y divertido en ciertas ocasiones, contestó algunas preguntas de las miles de personas que siguieron el directo: desde qué opinaba su familia sobre que estuviese en Afganistán, hasta cuándo tendría que permanecer en el terreno. «Me han dicho que guarde mis cosas, que tenga todo preparado; así que a lo mejor me evacúan esta noche, en una semana o en un mes. No tengo ni idea. En cualquier caso, tengo comida, mi móvil, un cargador… Estoy bien aquí», contestaba despreocupado.

La situación actual de ‘Lord Miles’: de miedo y desasosiego

Después de este directo, que contó con diversas complicaciones y cortes ante la falta de conexión a internet, nuevas noticias se conocían sobre su estado gracias a Facebook y 4chan. En ellas, el británico hacía saber que, aunque continúa ‘a salvo’, la situación de caos que está viviendo la capital hace imposible conocer en qué momento podrá abandonar Kabul.

En declaraciones a El Confidencial, Miles detalla que, a pesar de haber conseguido contactar con el consulado británico para gestionar su salida de Afganistán, no le han podido ofrecer ninguna garantía de que esto sucederá pronto. «Estoy en una lista de espera para salir del país, pero dicen que puede llevar hasta dos semanas. ¿Qué voy a hacer en dos semanas?», se pregunta.

Asimismo, el universitario se sincera durante esta entrevista al revelar cómo se está sintiendo: «Tengo mis momentos altos y bajos. No está siendo fácil. Y como católico tengo mi conflicto interior. Pero si muero no quiero que mis amigos se queden con la sensación de que pasé mis últimos momentos solo y asustado. Por eso intento hacer bromas», señala haciendo referencia a sus comentarios durante el vídeo en directo del pasado 15 de agosto.

Te puede interesar

Comentar ()