El canciller austriaco, Sebastian Kurz, del Partido Popular Austriaco (ÖVP), está siendo investigado por pago de sobornos para asegurarse una cobertura mediática favorable, según ha anunciado la Fiscalía. Este miércoles se realizaron registros en la sede del ÖVP y en varios despachos de la Cancillería.

Sebastian Kurz se ha mostrado confiado en que pronto se demostrará que estas acusaciones son «falsas». En declaraciones a la cadena de televisión ORF, ha dicho que por supuesto seguirá al frente del gobierno de Austria. Ha apuntado que está al habla con el vicecanciller Werner Kogler (Verdes) y que no se plantea que la coalición esté en peligro por este caso.

Varias personas del círculo más cercano al canciller Kurz, como sus estrategas de comunicación como Johannes Frischmann y Gerald Fleischmann por incitar el pago de sobornos. En las redadas, los investigadores se han incautado de teléfonos móviles y dispositivos electrónicos.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

«Kurz y otros nueve sospechosos, junto a tres organizaciones» son objeto de una investigación por delitos de corrupción relacionados con este caso, de acuerdo con el comunicado de la Fiscalía austriaca.

Entre 2016 y 2018 se usaron «recursos del Ministerio para financiar encuestas de opinión parcialmente manipuladas que sirvieron un interés político exclusivamente partidista», dice la nota. En ese período, Kurz no era canciller, pero formaba parte del gobierno. Según los fiscales, un grupo de medios de comunicación «recibió pagos» a cambio de publicar esos sondeos de popularidad.

Kurz también está siendo investigado por hacer declaraciones falsas en la comisión parlamentaria sobre corrupción, aunque no ha sido inculpado, según informa la cadena alemana Deutsche Welle.