Europa | Internacional

Merkel se despide de España, el país que la quiere más que a sus presidentes

La todavía canciller de Alemania recibe el 14 de octubre en Yuste el Premio Carlos V "por su trayectoria al servicio de Europa"

La canciller Angela Merkel y Pedro Sánchez, jefe del gobierno español, en su visita en 2018

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, en Doñana en agosto de 2018. EUROPA PRESS

Si hay un país donde Angela Merkel despierta pasiones, este es España. Según una encuesta de YouGov del pasado verano el 78% de los españoles decía que tenía una opinión positiva de la canciller alemana (solo el 46% de los británicos) y el 79% de los españoles ven positiva la influencia que tiene Alemania gracias a su labor. La canciller Merkel viaja este miércoles 13 de octubre a España, donde el jueves 14 leerá su discurso de aceptación del Premio Carlos V que otorga la Fundación Yuste.

«El jurado de la XIV edición del Premio Europeo Carlos V ha decidido conceder el galardón a Angela Dorothea Merkel como reconocimiento a su larga trayectoria política al servicio de Europa, habiendo sido una firme defensora del proceso de integración europea y del importante papel estratégico de Europa en el concierto internacional», dice el fallo.

Preside el jurado el rey Felipe VI que acudirá a la ceremonia en el Real Monasterio de Yuste, como también lo hará el presidente del gobierno, Pedro Sánchez y el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara. La ceremonia tendrá lugar en la iglesia del Real Monasterio a medio día. Está previsto que Merkel y Sánchez almuercen juntos este jueves.

El premio encaja perfectamente en el perfil de la canciller Merkel, que se despide del cargo en cuanto se forme gobierno en Alemania. Si se celebraran elecciones a presidente de Europa, Angela Merkel sería la elegida, con más el 41% de los votos, por encima del presidente francés, Emmanuel Macron, que solo obtendría el 14%, de acuerdo con una encuesta del European Council on Foreign Relations (ECFR) de septiembre. Recibió el apoyo del 57% de los españoles, un punto por debajo de los holandeses.

En Alemania, Merkel también goza de un buen momento de popularidad después de 16 años como canciller, que se cumplirán si sigue en el cargo el 22 de noviembre. El 80% de los alemanes considera bueno su trabajo como canciller. En el caso de que aún continúe el 17 de diciembre próximo superará el récord en poder de Helmut Kohl, quien fuera su mentor. Kohl también recibió el Premio Carlos V en 2006.

Tres presidentes españoles diferentes

No pueden decir lo mismo los jefes de gobierno españoles que han coincidido con Merkel en estos 16 años. Cuando fue elegida canciller por primera vez el 22 de noviembre de 2005 era presidente del gobierno en España el socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Desde abril de 2004 estaba en el cargo, después de que el PSOE ganara las elecciones el 14 de marzo. Revalidó en 2008 y se mantuvo como presidente del gobierno hasta 2011.

No hubo gran entendimiento entre Zapatero y Merkel, en parte porque el presidente del gobierno español estaba más volcado en asuntos latinoamericanos y globales»

ana carbajosa, autora de ‘angela merkel. crónica de una era’

La relación de Merkel con Zapatero estuvo condicionada por la crisis financiera. Como escribe Ana Carbajosa en su biografía Angela Merkel. Crónica de una era (editorial Península), «compartieron los años de la crisis, en los que a ojos de muchos europeos del norte, España pasó de ser la Prusia del sur a ser un distinguido miembro de los PIIGS, el término peyorativo cn el que en aquellos días se hacía alusión a los países en apuros: Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España, según la primera letra en inglés. Cuando pregunté a diplomáticos en Bruselas por la relación entre ambos, me dijeron que no hubo un gran entendimiento entre los líderes, en parte porque el entonces presidente español estaba más volcado en asuntos iberoamericanos y globales, como la Alianza de Civilizaciones».

Zapatero reconocía a Merkel su mérito como freno al populismo y la canciller alemania apreció que el jefe del gobierno español adoptara recortes económicos a pesar de que pagaría por ello en las urnas. En sus siete años de gobierno Zapatero se dejó la mitad de su popularidad: empezó con un 6,6 en abril de 2004 y en el último barómetro del CIS apenas llegó al 3,3, según publicó El Confidencial.

A Zapatero le sucedió en noviembre de 2011 Mariano Rajoy, de la misma familia política de la canciller Merkel, que había sido reelegida por primera vez en otoño de 2009. Aunque Rajoy llegó con el país en plena crisis, pronto España hizo los deberes y se convirtió en un ejemplo a ojos de la canciller. Rajoy y Merkel se conocían desde que los dos estaban en la oposición.

En 2014 Merkel visitó Galicia y, junto a Rajoy, recorrió seis kilómetros del Camino de Santiago, desde la localidad de O Pedrouzo, cerca de Santiago de Compostela. Los dos son muy andarines. En Alemania es muy popular hacer senderismo (wandern) y la canciller es muy aficionada. También disfrutaron juntos en el casco antiguo de la ciudad y degustaron unos percebes y un rodaballo.

En la biografía de Merkel escrita por Ana Carbajosa, la periodista también alude a unas declaraciones de Rajoy, gran admirador de la canciller alemana. «Fue la única que me dijo que pedir el rescate era un disparate». El ex jefe del gobierno reconoce a Merkel la habilidad de combinar exigencia con flexibilidad. Rajoy es uno de los presidentes peor valorados en el CIS. Nunca sobrepasó el aprobado, ni siquiera cuando fue elegido.

Buena sintonía con Sánchez

Ya con Pedro Sánchez como presidente del gobierno Merkel conoció Doñana en agosto de 2018. En esta ocasión pudo verse a la canciller acompañada de su marido, el catedrático Joachim Sauer, algo que es excepcional. Begoña Gómez, esposa de Sánchez, se unió al paseo y el encuentro informal.

Hacía un año que la canciller había sido reelegida por cuarta y última vez después de pasar por una de las peores crisis de sus mandatos. Sánchez llevaba solo desde el 1 de junio como presidente del gobierno tras perder Rajoy la moción de censura. Convocó elecciones en 2019 y ganó, pero tuvo que pactar con Unidas Podemos para gobernar. En la actualidad es más popular la vicepresidenta Yolanda Díaz que él. Los dos están por debajo del 5.

En 2015 fue cuando Merkel aceptó la llegada de cerca de un millón de refugiados. De entonces data su cita: «Wir schaffen es (lo conseguiremos)». Así fue pero la ultraderecha aprovechó la ocasión y presionó la agenda sobre migración.

En septiembre de 2017 Alternativa para Alemania entraba por primera vez en el Parlamento federal. De hecho, este auge de la ultraderecha en Alemania, con la presencia de Donald Trump en Estados Unidos, fueron las razones por las que volvió a presentarse hace cuatro años.

Sánchez y Merkel tienen una buena relación, facilitada porque los dos se desenvuelven bien en inglés. Merkel es muy buena con los idiomas desde niña. Habla con soltura el ruso, de su época escolar en la República Democrática Alemana. Sánchez reconoce a Merkel su gran peso en Europa y a la canciller le parece un líder que ha sabido sobreponerse a los contratiempos. Eso tienen en común.

En el Real Monasterio de Yuste Angela Merkel, que esta semana estuvo en Israel y después va a Bélgica, se despedirá de España como canciller con un discurso que condensará su trayectoria europea. Como ciudadana de a pie Merkel, muy viajera, probablemente vuelva a España. Las Canarias, en concreto, la Gomera ha sido su destino de vacaciones en varias ocasiones. Ya está en tiempo de descuento para empezar a disfrutar sin sentir el peso del poder.

Te puede interesar

Comentar ()