La agencia de Naciones Unidas para los refugiados, ACNUR, ha confirmado este sábado que 368.000 ucranianos han huido ya del país hacia el oeste de Europa desde el principio de la invasión rusa el pasado jueves.

«Las cifras van variando constantemente, pero el último recuento de llegadas de refugiados a los países vecinos ya supera las 200.000 personas. Ofreceremos otra actualización de las cifras a lo largo del día», hace saber la agencia en su cuenta de Twitter.

Aproximadamente más de la mitad de estos refugiados se encuentran ahora mismo en Polonia, según las cifras que baraja el Gobierno polaco sobre un conflicto que, en el peor de los casos, podría provocar que entre cuatro y cinco millones de ucranianos, una décima parte de la población total, abandonaran el país.

A esta cifra hay que añadir los más de 122.000 residentes de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, en el este de Ucrania, que se encuentran ya refugiados en territorio ruso desde el comienzo de la invasión rusa, según han informado este domingo los servicios policiales rusos a la agencia TASS.

Los ministros de Interior de la Unión Europea se reunirán este domingo de manera extraordinaria para abordar la situación migratoria derivada de la invasión rusa de Ucrania, con el objetivo de analizar los flujos de desplazados y valorar la capacidad de acogida de los países de la Unión Europea.

El objetivo es «abordar las respuestas concretas» que los Estados miembro pueden aportar a la situación en Ucrania, según ha indicado el ministro de Interior, Gérald Darmanin, quien ha anunciado la cita a través de su cuenta de Twitter sin dar más detalle sobre el contenido.