Internacional

Masacre en Bucha: la UE anuncia más sanciones a Rusia por las "atrocidades" de su Ejército

Un soldado ucraniano tapa varios cadáveres en Bucha.

Un soldado ucraniano tapa varios cadáveres en Bucha. EP

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha prometido nuevas sanciones de la Unión Europea tras acusar al Ejército ruso de cometer «atrocidades» en la ciudad ucraniana de Bucha, al norte de Kiev y recientemente liberada.

«Consternado por las espantosas imágenes de las atrocidades cometidas por el Ejército ruso en la región liberada de Kiev», ha hecho saber Michel en un mensaje en Twitter, acompañado de la etiqueta Masacre en Bucha.

Michel ha prometido al Gobierno ucraniano y a las ONG el comienzo de una «recopilación de las pruebas necesarias para perseguir el caso en los tribunales internacionales» antes de prometer que «ya están en camino nuevas sanciones de la UE y más apoyo».

Soldados ucranianos pasan frente a un cadáver en Bucha.
Soldados ucranianos pasan frente a un cadáver en Bucha. EP

Minutos antes, el ministro de Exteriores de Ucrania, Dimitro Kuleba, había acusado a las fuerzas rusas de orquestar una «masacre» en Bucha y ha pedido al G7 que emita una serie de «nuevas sanciones devastadoras» contra Moscú, con carácter inmediato.

Masacre «deliberada»

«La masacre de Bucha ha sido deliberada. El objetivo de los rusos es el de eliminar a todos los ucranianos que puedan. Tenemos que detenerles y echarles a patadas», ha declarado a través de su cuenta de Twitter.

«Demando nuevas y devastadoras sanciones del G7 ahora», ha añadido el ministro, antes de proponer un embargo sobre el petróleo, el gas y el carbón rusos, el cierre de puertos a todos los barcos y bienes de Rusia, y la desconexión de todos los barcos rusos del mecanismo de intercambio financiero SWIFT.

Un cadáver yace en una gasolinera de la autopista de Bucha.
Un cadáver yace en una gasolinera de la autopista de Bucha. EP

Uno de los asesores de la Presidencia de Ucrania, Mijailo Podoliak, había acusado este sábado a Rusia de maniatar y asesinar a los civiles que las tropas ucranianas han encontrado sin vida tras recuperar la ciudad, al noroeste de Kiev.

«Los cuerpos de personas con las manos atadas, que han sido asesinadas a tiros por soldados rusos, yacían en las calles. Estas personas no estaban en el Ejército. No tenían armas. No representaban ninguna amenaza. ¿Cuántos casos más están ocurriendo ahora mismo en los territorios ocupados?», ha expresado Podoliak en su cuenta de Twitter.

Podoliak ha compartido una imagen donde se muestran varios cuerpos en el suelo, uno de ellos con las manos visiblemente atadas a la espalda.

Rusia lo niega tajantemente

El Ministerio de Defensa ruso ha desmentido este domingo que sus fuerzas hayan cometido crímenes de guerra durante su ocupación de la ciudad de Bucha, cerca de la capital, Kiev. En un comunicado recogido por TASS, el Ministerio asegura que, durante el tiempo que Bucha estuvo bajo el control de las Fuerzas Armadas Rusas, «ni un solo residente local sufrió acciones violentas».

El Ministerio asegura que «todas las unidades rusas abandonaron por completo Bucha el 30 de marzo» tras varios días de bombardeos de las fuerzas ucranianas. Asimismo, Moscú recuerda que, un día después de la retirada, el alcalde de Bucha «confirmó que no había militares rusos en la ciudad sin mencionar nunca la existencia de residentes acribillados en las calles».

La ciudad, bajo control ahora de las fuerzas ucranianas, se ha convertido en el escenario de una posible investigación internacional por crímenes de guerra tras la aparición de imágenes que muestran a civiles ejecutados en sus calles.

El Ministerio asegura a este respecto que «todas las fotos y secuencias de vídeos» sobre la existencia de cadáveres en la ciudad no son más que una «puesta en escena del régimen de Kiev para los medios occidentales» y que todas estas «pruebas de delitos» han aparecido días después, con la llegada a la ciudad de la prensa.

Estas declaraciones rebaten las acusaciones formuladas por el Gobierno ucraniano, comenzando por el ministro de Exteriores, Dimitro Kuleba, quien ha estimado que «cientos» de personas han sido «masacradas» tanto en la ciudad como en otras zonas aledañas a Kiev de las que el Ejército ruso se ha retirado para centrar su ofensiva en el este del país.

Después de Kuleba, la Unión Europea, Estados Unidos y sus aliados han condenado al unísono lo que han descrito como un «crimen de guerra» y solicitado una investigación del Tribunal Penal Internacional o de la Corte Internacional de Justicia.

El Gobierno pide investigar los «crímenes de guerra»

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mostrado este domingo su repulsa contra los «crímenes de guerra» que se están cometiendo en la localidad ucraniana de Bucha. «No pueden quedar impunes».

«Horror, dolor e indignación ante las terribles imágenes que nos llegan desde la localidad ucraniana de Bucha. Los crímenes de guerra que se están cometiendo no pueden quedar impunes», ha escrito Sánchez en un mensaje en su perfil de Twitter, recogido por Europa Press.

Asimismo, ha enviado la solidaridad de España «ayuda y apoyo al pueblo ucraniano», ha añadido. En Bucha, a las afueras de Kiev, las autoridades ucranianas han informado del hallazgo de cientos de cadáveres de civiles que habrían sido asesinados por fuerzas rusas.

También se ha sumado a esta condena el ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, José Manuel Albares, que ha pedido ha pedido este domingo investigar los «crímenes de guerra» y castigar a los autores.

«Imágenes insoportables de Bucha tras la retirada de las tropas rusas que nos indignan profundamente», ha publicado Albares en su cuenta en Twitter. «Toda mi solidaridad con las víctimas de esta barbarie. Los crímenes de guerra deben ser investigados rápidamente y sus responsables castigados», ha añadido.

Te puede interesar

Comentar ()