Internacional

Putin movilizará a mayores de 40 mientras en el Donbás se libra "la madre de todas las batallas"

Un 82% de los ucranianos se opone a ceder territorio al Kremlin a cambio de firmar la paz

Varias personas exhuman un cuerpo en la región de Járkov

Un equipo especial exhuma un cadáver en la región de Járkov. EFE

Las tropas rusas están volcándose en el Donbás. Después de tres meses de guerra en los que ha chocado con la resistencia feroz de los ucranianos, el Kremlin busca el dominio del Donbás, la región donde se ubican las autoproclamadas repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk, por las que en teoría se llevó a cabo la invasión. El ataque ruso en esta región es «el mayor en suelo europeo desde la Segunda Guerra Mundial», en palabras del ministro ucraniano de Defensa, Dmytro Kuleba, quien reclamó más armas a Occidente para pararlo.

El portavoz del Ministerio ucraniano de Defensa, Oleksander Motuzyanyk, la campaña militar de Rusia ha entrado en su fase más activa. «La situación en el frente oriental es muy complicada. El destino de nuestro país se está decidiendo ahora en el Donbás», ha añadido. Días atrás, las tropas rusas parecían haberse estancado en esta región oriental pero ahora han recuperado su capacidad ofensiva.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelesnki, ha acusado al Kremlin de organizar «una masacre» en el Donbás y de intentar destruir todo aquello que hay con vida en la región. «Nadie ha destruido el Donbás como lo están haciendo las fuerzas rusas», ha dicho Zelenski, en alusión a los mensajes el Kremlin que esgrime como excusa para la invasión la protección de los rusos de Donetsk y Lugansk.

Mientras tanto, el Parlamento ruso abría la vía para reclutar a los mayores de 40 en lo que supone una confirmación de la falta de tropas sobre el terreno en Ucrania, según informa The Guardian. Los rusos pueden firmar un primer contrato con el ejército cuando tienen entre 18 y 40 años. En el caso de los extranjeros han de tener menos de 30 y ser mayores de edad. Dos miembros de Rusia Unida, partido gobernante, han presentado la ley que permitiría aprovechar la experiencia y habilidades de profesionales de más edad.

Más bajas que en Afganistán

Rusia está padeciendo muchas bajas en la guerra en Ucrania. El Ministerio británico de Defensa ha confirmado que Rusia habría perdido más efectivos en estos tres meses que en los nueve años que estuvo implicada en Afganistán. Serían unos 15.000 muertos y desaparecidos.

De acuerdo con esta fuente, «una combinación de tácticas de bajo nivel, una defensa aérea deficiente, la falta de flexibilidad operativa y unos métodos de mando deficientes han dado lugar a repetidos errores y fracasos, que siguen siendo evidentes en Donbás».

Algunos analistas, como Taras Kuzio, investigador asociado de la Henry Jackson Society y profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Kiev Mohyla, destacan que Rusia empezó la guerra con apenas unos 200.000 efectivos, un número insuficiente para enfrentarse a las tropas ucranianas. Ucrania tenía capacidad de movilizar a medio millón. El invasor ha de duplicar o triplicar el número de efectivos del invadido, según Kuzio.

Declaración de guerra

Rusia está limitada también porque no ha declarado la guerra, sino que está librando «una operación militar especial» para «desnazificar» y «desmilitarizar» Ucrania. Según el último informe del Institute for the Study of War (ISW), hay cada vez más críticas a los fracasos de la intervención a la vez que piden una mayor movilización.

«La Asamblea de Oficiales de toda Rusia, una asociación independiente de veteranos prorrusos que busca reformar la estrategia militar rusa, ha pedido al presidente ruso Vladimir Putin y al Kremlin que declaren la guerra a Ucrania e introduzca una movilización parcial en Rusia. La Asamblea dijo que la operación militar especial de Rusia no logró sus objetivos en tres meses, especialmente después del fracaso del cruce del río Siverskyi Donets». La declaración de guerra permitiría a Rusia movilizar reservistas, que son unos dos millones, y reclutar nuevas tropas.

Los veteranos pedían a Putin que reconociera que las fuerzas rusas ya no sólo están «desnazificando» Ucrania, sino que están luchando en una guerra por los territorios históricos de Rusia y su existencia en el orden mundial, según el ISW. «Los oficiales exigieron que el Kremlin movilizara todas las regiones fronterizas con los países de la OTAN (incluida Ucrania), formara escuadrones de defensa territorial, ampliara los plazos del servicio militar estándar de un año a dos, y formara nuevas administraciones supremas de guerra sobre Rusia, las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk (DNR y LNR), y los asentamientos ucranianos recientemente ocupados», de acuerdo con este think tank.

Añade el ISW que la carta de la Asamblea «puede ser un indicador de que algunos elementos del gobierno y la sociedad rusos están creando las condiciones informativas para declarar una movilización parcial. Sin embargo, el Kremlin se ha negado hasta ahora a dar este paso, probablemente debido a la preocupación por las reacciones internas y los fallos en los sistemas de movilización de Rusia».

Objetivo: Severedonetsk

Con la toma de Mariúpol, donde este martes se han encontrado 200 cadáveres en un sótano, como único aval relevante en los tres meses de guerra, el Kremlin no quiere fallar en el Donbás. De ahí la crudeza de los combates en esta región. En Donetsk ha caído en manos rusas la ciudad de Svitlodarsk, según los separatistas prorrusos.

La artillería machaca sin parar la ciudad de Severedonetsk, en Lugansk, que parece que está destinada a convertirse en una nueva Mariúpol. El jefe de la diplomacia ucraniana hable de la batalla más cruenta desde la Segunda Guerra Mundial en suelo europeo. También están rodeando Lysychansk, y Rubizhne.

Kuleba ha aludido a estos combates para recordar a la comunidad internacional que Ucrania sigue necesitando armas con urgencia. El ministro ha tuiteado que es «demasiado pronto» para concluir que Ucrania tiene todas las armas que necesita para detener la ofensiva del Kremlin. Ha instado a que los aliados aceleren los envíos de armas y municiones, especialmente sistema de lanzamiento de misiles múltiples, artillería de largo alcance y carros de combate.

El gobernador regional, Serhiy Haidai, ha escrito en Telegram que «los rusos han concentrado casi todas sus fuerzas, unos 25 batallones tácticos, en la conquista de la ciudad». Las tropas rusas bombardean el centro de la ciudad » de forma caótica e ininterrumpida», añade el gobernador.

La evacuación de civiles ya se hace imposible, dada la intensidad de los ataques por lo que las autoridades están recomendando buscar refugio y no intentar salir. «Antes os decía que había que salir, pero ahora os aconsejo que permanezcáis en los refugios. Con tal densidad de bombardeos, no podemos reunir a la gente y garantizar la salida», ha dicho el gobernador.

Unas 15.000 personas están aún en la ciudad, donde se esconden en los refugios y sótanos, como ya se vio en Mariúpol. Las fuerzas rusas tratan de cortar el acceso de suministros por las carreteras del oeste.

Si Rusia toma Sverodonetsk, controlará casi todo Lugansk. La mitad de esta provincia era ya dominio de los separatistas prorrusos, aliados del Kremlin. Hay quienes creen que el dominio de Donetsk y Lugansk ya le permitiría clamar victoria.

Sin embargo, los ucranianos, a pesar de los sacrificios de la guerra, no parecen dispuestos a aceptar concesiones territoriales. Un 82% de los ucranianos cree que su país no debería ceder parte de sus territorios en un eventual acuerdo de paz con Rusia, bajo ninguna circunstancia, según el Instituto de Sociología Kyiv International, que cita The Kyiv Independent. Solo el 10% se declaraba dispuesto a hacer concesiones para firmar la paz y preservar la independencia. En el este, donde se libran los combates más cruentos, solo el 19% aceptaría concesiones.

Todo indica que la guerra entra en una fase aún más cruenta en el este cuando se cumplen 90 días de hostilidades. Las tropas rusas utilizan su táctica de desgaste masivo y no van a parar hasta controlar toda la región del Donbás.

Te puede interesar

Comentar ()