El Gobierno de Rusia ha incluido este martes a 25 estadounidenses en su lista de sanciones, incluidos varios familiares del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, entre ellas la primera dama, Jill Biden, y una de sus hijas, Ashley Biden.

El Ministerio de Exteriores ruso ha señalado en un comunicado en su página web que la medida llega «en respuesta a las sanciones en expansión por parte de Estados Unidos contra figuras políticas y públicas de Rusia», antes de agregar que entre los sancionados están «senadores responsables de la formación de un curso rusófobo».

Las sanciones implican una prohibición de entrada al país a las personas afectadas. En total, las autoridades de Rusia han incluido en su lista de prohibición de entrada a 1.048 ciudadanos estadounidenses, en el marco del aumento de las tensiones por la invasión de Ucrania.