Europa

Los generales ucranianos que están derrotando a Putin

Formados en las técnicas soviéticas, curtidos en la batalla del Donbás desde 2014, se han adaptado con flexibilidad y han aprovechado las capacidades que les ofrecen diferentes aliados

Carmen Vivas / E.I. Gráficos

“Conoce a tu enemigo y conócete bien a ti mismo y saldrás triunfador de mil batallas”. Sun Tzu lo dejó escrito en El arte de la guerra. Los generales ucranianos que están plantando cara a Putin, entre los que destaca el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Valeriy Fedorovich Zaluhzny (Novograd-Volinski, 1973), combinan estas cualidades: muchos crecieron admirando al ejército soviético, aprendieron de los errores propios en la guerra del Donbás, que se libra desde 2014, y se han adaptado a los nuevos tiempos gracias a la colaboración con la OTAN. Aún no han ganado la guerra pero están venciendo en batallas cruciales en Ucrania. Por primera vez la Rusia de Putin se siente acorralada y ve en peligro incluso la anexionada Crimea, tras la explosión del puente de Kerch. Enfrente tendrán ahora como comandante único para Ucrania al general ruso Serguei Sorovikin.

“He leído todo lo que ha escrito Valery Guerasimov (su contraparte rusa) y he aprendido mucho. Es un hombre muy inteligente. Crecí con la doctrina rusa y creo que la ciencia de la guerra tiene factura rusa”, reconocía Zaluzhny a la revista Time, que le ha dedicado su portada. Pero hizo su tesis sobre la estructura militar del Ejército de Estados Unidos.

Sin pretenderlo aparentemente Zaluzhny se está convirtiendo en un héroe, la estrella en el plano militar, al igual que el presidente Volodimir Zelenski lo es en el político. Zaluzhny acaba de estrenar su cuenta de Twitter.»Continúa una feroz lucha en nuestro suelo, en una escala desconocida desde la Segunda Guerra Mundial. No hay derecho a dejar esta guerra a nuestros hijos. El enemigo ha de ser destruido aquí y ahora. Y lo podemos hacer», dice uno de sus mensajes. Su número dos, el teniente general Yevhen Moisiuk, confesaba a The Atlantic, que estaban sorprendidos de que las tropas rusas no estén contraatacando.

Con estas mimbres, formación soviética y capacidad de adaptación a la filosofía aliada, el general Zaluzhny, junto a otros como el coronel general Aleksander Stanislavovich Syrsky, de 57 años, recientemente condecorado como Héroe de Guerra con la Estrella Dorada por su papel en la fiera defensa de Kiev al principio de la guerra, realizaron la reforma del Ejército ucraniano. 

Otra figura destacada es Kyrylo Budanov, jefe de la Inteligencia Militar. El coronel general Syrsky, veterano del Donbás, es quien ideó la ofensiva de Járkov. Por ello, al ministro de Defensa, Oleksyi Reznikov, le gusta hablar de una constelación de estrellas en la élite militar, no de una u otra estrella.

‘El general de hierro irrompible’

Zaluzhny, a quien llaman ahora el general de hierro irrompible, fue un descubrimiento del presidente Zelensky, a quien impresionó en su visita al Donbás. En julio de 2021 le ascendió a jefe de las Fuerzas Armadas y ni el propio militar se lo podía creer. «Siempre soñé con ser soldado. Pero no me imaginaba al mando», ha confesado Zaluzhny, que nació destinado al Ejército, en un cuartel en Novohrad-Volynskyi, al norte de Ucrania. Estudió en la Academia Militar de Odessa y luego en Kiev.

Curtido en una de las batallas más sangrientas del Donbás, en agosto de 2014 en Debaltseve, tiene fama de bromista y cercano a la tropa. A Zelensky le pidió autonomía para hacer lo que creyera más adecuado en el campo de batalla. Llevaban desde el otoño de 2021 preparándose para la invasión rusa de Ucrania, que se produjo el 24 de febrero de 2022.

Lo que estamos viendo es la culminación de unos ocho años de reforma a fondo de las Fuerzas Armadas de Ucrania»

victor vasilescu, politólogo

«Aunque tengamos la tentación de coronar al general Zaluzhny (algo que  en ningún momento parece buscar), creo que es injusto considerar esto como un one man show. Lo que estamos viendo es la culminación de unos ocho años de reforma a fondo de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Antes incluso del Maidán hubo algunas iniciativas para reformarlas, pero hubo un tira y afloja con el Kremlin que no quería un ejército ucraniano autónomo. Después vino el desastre de 2014, cuando el Kremlin se vanagloriaba de que podría haber ocupado toda Ucrania si hubiese querido. El ejército ucraniano estaba tan debilitado que tuvo que recurrir a milicias ultraderechistas. Aquello fue un duro varapalo, tanto en lo militar, en lo político y en cuestión de imagen», afirma el politólogo Víctor Vasilescu. La guerra en el Donbás marcó un antes y un después.

Hoy en día en la Presidencia consideran que su popularidad ha crecido demasiado y por eso recientemente han condecorado al coronel general Syrsky, el héroe de Kiev, para contrarrestar ese ascenso fulgurante de Zaluhzny, según fuentes académicas ucranianas. Fue clave que no cayera Kiev rápidamente como pretendían los rusos. Para ello les dejaron avanzar y golpearon a la vez por el frente y la retaguardia.

El héroe de Kiev y Járkov

El coronel general Syrsky, descrito como «reflexivo y culto» por The Washington Post, empezó su carrera en la brigada de fusiles motorizada soviética en 1986, tras formarse en la Escuela Superior de Armas Combinadas de Moscú. Desde entonces, ha ido ascendiendo sin tregua, según relata el Center for European Policy Analysis (CEPA).

Cuando Rusia atacó por primera vez a Ucrania en 2014 fue nombrado subcomandante de la Operación Antiterrorista (ATO), lo que le puso en combate directo con las fuerzas rusas y sus unidades prorrusas. En 2017 asumió el mando. En 2019 se convirtió en jefe de las Fuerzas Terrestres de las Fuerzas Armadas de Ucrania, cargo que aún ocupa.

Tras la invasión a gran escala de febrero, fue Syrsky, que esperaba que la invasión empezara por Donetsk y Lugansk, quien dirigió la defensa de Kiev. Syrsky manejó la situación con rapidez y habilidad, empleando una defensa de Kiev en dos círculos y situando los círculos lo más separados posible para proteger la ciudad contra los ataques de artillería. Con esta táctica de «corrosión» las fuerzas ucranianas lograron fracturar las cadenas de suministro del invasor, que acabó renunciando a este objetivo.

En Járkov ha hecho historia al adaptarse al concepto más flexible de los aliados. Insiste en la importancia de la moral y la motivación de los soldados, con quienes estrecha el contacto en el campo de batalla o en los hospitales. Bajo su mando se libraron cientos de ciudades, entre ellas Izyum y Balakliya.

Preparados para liderar y vencer

Si hay algo que distingue a estos generales y a su tropa, según señalan fuentes militares estadounidenses a Politico, es su agilidad. «Después de la experiencia de 2014 pueden adaptarse mejor y reacción con iniciativa mucho mejor que antes, mientras que los rusos, cuentan con mayor fuerza, pero son más rígidos a la hora de actuar».

Además, usan el conocimiento del terreno a su favor y una gran capacidad de los mandos intermedios y los soldados para improvisar y reaccionar.»Desde el principio estaban autorizados a devolver el ataque con cualquier arma disponible sin permiso de un superior. Necesitábamos que dejaran de tener ganas de atacar. Había que mostrar los dientes», decía Zaluzhny en Time.

Estos generales ucranianos de lo que es epítome Zaluzhny han aprendido a ser flexibles y delegar en sus subordinados. Combinan la disciplina, y la férrea voluntad de victoria, con una gran agilidad y dinamismo, que incluso ha sorprendido a los oficiales aliados. 

Estos soldados y sus oficiales saben lo que es la guerra y no esperan a consultar cada movimiento»

coronel retirado liam collins en ‘politico’

«Estos soldados y sus oficiales saben lo que es la guerra y no esperan a consultar cada movimiento. Es toda una generación que ha aprendido cómo liderar y los generales entienden esta dinámica», señala en Politico el coronel retirado estadounidense Liam Collins, quien asesoró a John Abizaid, el general de cuatro estrellas que envió Barack Obama a Kiev entre 2014 y 2016.

De esa nueva generación de oficiales que forma el Ejército ucraniano habla así su máximo responsable militar: «Son una savia nueva que ha cambiado el ejército en apenas cinco años. Saben casi todos un idioma extranjero, trabajan bien con la tecnología, con cultos. No son chivos expiatorios como los rusos. Están muy preparados para liderar y para vencer».

Los oficiales ucranianos cuentan, además, con un armamento más sofisticado que el ruso, como los lanzamisiles HIMARS, que por fin está llegando de forma fluida al frente de batalla, y con una asistencia en inteligencia por parte de EEUU y varios países aliados, sobre todo Reino Unido y Polonia, que les permitió desde antes de la invasión prever los movimientos del enemigo.

Uno de los golpes que han asestado gracias a la desinformación fue a finales de verano cuando el presidente Zelenski y el ministro de Defensa, Oleksyi Reznikov, anunciaron que iban a atacar a las tropas rusas por el sur, hacia Jersón, mientras preparaban realmente la ofensiva en el nordeste, en la región de Járkov, donde habían detectado mayor debilidad rusa, gracias al sistema de satélites que les permiten usar los estadounidenses. Mientras tanto, muchas veces los rusos se fían aún de los mapas convencionales. 

Lucha por la supervivencia del país

Según el politólogo Victor Vasilescu, «las claves de la reforma han sido: un mayor acercamiento a la OTAN (pero hasta después del 24-F este elemento era bastante menos importante de como lo pinta tanto el Kremlin como la propia OTAN); una limpieza a fondo de la corrupción en las Fuerzas Armadas; un ingenioso sistema de rotación del servicio militar (todo el mundo sirve aunque sea poco, así nadie va al frente sin nada de experiencia); y en definitiva una causa tangible por la que luchar».

Los ucranianos están combatiendo por la supervivencia de su país. Muchos soldados rusos, incluso oficiales, no saben bien por qué han de dejarse la vida en tierra ucraniana. En teoría, van a librar una guerra para desnazificar Ucrania y proteger a Rusia de la expansión de la OTAN. Nunca ha estado más fuerte la Alianza Atlántica, que incluso es atractiva ahora para países como Suecia y Finlandia, que preferían hasta la invasión rusa mantenerse fuera. 

«La doctrina de la OTAN a menudo ha sido ridiculizada por los resultados que ha obtenido en Afganistán (retorno talibán) y en Libia (guerra civil y estado fragmentado), pero la especialidad de la OTAN no es la contrainsurgencia, es la guerra convencional entre dos Fuerzas Armadas. Y en este caso, el aporte está siendo muy relevante (sin perjuicio de que el mérito principal lo tiene Ucrania, que ha aprendido la lección a las duras)», señala Vasilescu.

«Si la doctrina rusa se basa en potencia de fuego artillero y en barrer los lugares con combatientes en términos de cantidad. Nominalmente también incluye la coordinación entre blindados e Infantería (pero en esta guerra hemos visto casos inexplicables de saltarse esto), mientras que la doctrina Ucrania-OTAN es mucho más flexible y ha aprendido mucho de sus errores (uso al máximo de las nuevas tecnologías, guerra informativa, despliegue de medios contra los cuales Rusia no tiene contramedidas adecuadas, como drones y HIMARS, uso eficiente de sus fuerzas, guerra partisana etc…)», concluye el politólogo.

La victoria será el día en que el último ocupante abandone nuestra territorio… cuando mis soldados dejen de morir en su tierra»

valeriy zaluzhny, comandante en jefe de las ffaa de ucrania

Pero si hay algo que distingue a estos generales es su moral de victoria. Al igual que el presidente Zelenski desestimó la oferta de salir del país cuando se lo planteó el presidente Joe Biden, al principio dela guerra, con su conocida frase «I need ammunition, not a ride» (necesito munición, no un paseo), el general Zaluzhny descartó cualquier salida fácil al principio de la guerra. Saben que eso solo sería una pausa.

Los generales que están derrotando a Putin saben que aún correrá mucha sangre. Como dijo Zaluzhny, «la victoria será el día en que el último ocupante abandone nuestro territorio, cuando se restablezca la frontera estatal de Ucrania, cuando mis soldados dejen de morir en su tierra. Solo entonces vendrán para mí la paz y la victoria».

Te puede interesar

Comentar ()