El presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, ha anunciado este sábado que pedirá a la OTAN el despliegue del Ejército y la Policía serbios en Kosovo en medio de un repunte de la tensión durante las últimas horas en los pasos fronterizos con Serbia.

Aunque el presidente no se ha «hecho ilusiones» sobre la posibilidad de que la OTAN acepte tal despliegue en un momento tan crítico, Vucic ha defendido que Serbia tiene el derecho a realizar esta solicitud y criticado el margen de maniobra del que están disfrutando las autoridades kosovares, quienes han declarado su intención de solicitar este mismo mes su solicitud para unirse a la Unión Europea, según ha hecho saber en un discurso recogido por el canal B92.

De confirmarse la petición, sería la primera vez que Belgrado solicita desplegar el despliegue en Kosovo, según las disposiciones de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que puso fin a una guerra de 1998-1999, en la que la OTAN acabó intercediendo para proteger a Kosovo, de mayoría albanesa.

Según la resolución citada por Vucic, Serbia puede desplegar hasta 1.000 efectivos militares, policiales y de aduanas en sitios religiosos cristianos ortodoxos, áreas con mayorías serbias y cruces fronterizos, si tal despliegue es aprobado por la comandancia de la KFOR.