Carles Puigdemont: la huida cobarde”, titulaba el Frankfurter Allgemeineel el 31 de octubre. “Carles Puigdemont está en Bruselas de exiliado político. (…) Su viaje es un acto de cobardía e irresponsabilidad (…) quien está a la vanguardia del movimiento debe estar preparado para defender las consecuencias de sus acciones, incluso si es desagradable. (…) Debería promover sus ideas en Cataluña y no en Bruselas, en la pose de exiliado político”, señalaba el rotativo.

Falset, es conocida entre la población catalana por la expresión popular: Això acabarà com la comedia de Falset, frase que se utiliza para definir como un proceso o un acto puede terminar mal o de forma absurda y sin sentido.

Falset es un municipio de la Cataluña profunda, enmarcado en los bellos parajes de la comarca del Priorat en la provincia de Tarragona, muy cerca del monasterio cartujo de Scala Dei (la escalera de Dios) y cuya población vota de forma masiva a los partidos separatistas catalanes; como ejemplo, en las últimas autonómicas la coalición Junts Pel Si y la CUP, consiguieron el 80% de los votos. Lo habitual en la Catalunya rural.

Amaga con regresar para participar en los actos finales de Junts per Catalunya y frenar la probable victoria de Cs

Falset pertenece a lo que se conoce como Catalunya Nova y fue uno de los primeros lugares que se repobló después de la reconquista. Curiosamente, durante la Guerra de los Segadores, la mayoría de los habitantes apoyaron a las tropas castellanas, aunque en la Guerra de Sucesión, la de secesión como intentan engañarnos los astutos líderes de la Generalitat, la población se mantuvo fiel al archiduque Carlos. Fue en estos parajes donde nació Carrasclet, el capitoste que dio nombre al movimiento de los carrasclets, famosos por su infatigable resistencia al dominio borbónico.

Posteriormente Falset sería escenario de cruentas batallas en los distintos alzamientos carlistas del siglo XIX, plaza conservadora y derechista durante los primeros decenios del siglo XX, que sufrió un tremendo pogromo en septiembre de 1936. En esa ocasión, 22 de sus próceres locales fueron salvajemente asesinados por unos incontrolados anarquistas llegados en forma y hora convenientemente señalados a la población, para hacer los paseos habituales organizados por las cloacas de la Generalitat, y que hoy restan convenientemente borrados de la memoria histórica.

Su estrategia pasaría, igual que con la fantasmada de su huida a Bruselas, por evitar una detención de la policía

La comedia de Falset es una obra de teatro de un solo acto, escrita por Conrad Roure, en la que, llegado el punto final, interpela al espectador de manera original: “Y ahora, para que esto acabe bien, compongan ustedes su propio final”.

Estrenada en el Teatro Català de Barcelona en 1869, ha quedado inserta en el subconsciente colectivo catalán como sinónimo de acontecimiento, episodio o suceso susceptible de acabar muy mal, aunque también puede hacerlo de manera absurda, sin sentido y ridícula.

Algo parecido cuando los castellanos usan la expresión «Esto se acabó como el rosario de la aurora», y que en Falset acaba su comedia a bastonazo limpio. Y es que Roure, que firmaba como Bunyegas, se inspiró en el folklore popular catalán, y en unos hechos acaecidos en Falset en tiempos remotos, donde unos saltimbanquis fueron apedreados por sus coetáneos espectadores después de una deslucida actuación.

Todo forma parte de la comedia de enredos a la que nos tienen acostumbrados los dirigentes separatistas

El presidente cobarde Puigdemont amaga con regresar a Catalunya para participar en los actos finales de la candidatura de Junts per Catalunya para frenar la probable victoria de Cs y desbancar la candidatura de Oriol junqueras al frente de ERC. Su estrategia pasaría, igual que con la fantasmada de su huida a Bruselas, por intentar evitar una detención activa de la policía. Todo forma parte de la comedia de enredos a la que nos tienen acostumbrados los dirigentes separatistas.

Puigdemont prepara para su llegada triunfal a la Catalunya de Falset, y su viaje terminará como la comedia de Falset … que va començar a les vuit i es va acabar a les set. Esto será largo, muy largo.


Josep Ramon Bosch fue presidente de Societat Civil Catalana.