Según Coinmaketcap, el día de mi cumpleaños (11 de noviembre), después de arrancar el año 2017 en 17.700 millones de dólares de capitalización de capitalización, la revalorización del mercado de criptodivisas había sido «poco» más del 1,000%; apenas un mes más tarde, ¡ya supera el 3,200%!

Con la segunda pregunta todos podríamos decantarnos por un sencillo monosílabo: sí o no. Después de haber pasado tantos años en el sector financiero, mi primer impulso sin ninguna duda sería escoger el «sí» ya que no he visto nunca, ni siquiera en la primera explosión de las puntocom, unas revalorizaciones tan espectaculares. Y desde luego nunca tan sostenidas en el tiempo, porque siempre se producía lo que conocíamos como un retracement del mercado, una consolidación, una toma de beneficios, un análisis del valor real del activo antes de que siguiera subiendo sin descanso.

Sin embargo, después de conocer desde hace muchos años la tecnología que la sostiene y de intentar dar respuestas a la primera pregunta, me surgen muchas dudas, o casi me atrevería a decir que ninguna, no tanto de los niveles o la velocidad de la apreciación que sí es exagerada, sino de la sostenibilidad de esta tendencia alcista del mercado cripto en general.

Los niveles y la velocidad de la subida son fácilmente achacables a una burbuja especulativa

Los niveles y la velocidad son fácilmente achacables a lo que conocemos como burbuja, al alto contenido especulativo. No me preocupan, aunque sí me recomiendan, mejor dicho, me exigen precaución.

La tendencia, no obstante, sí la podríamos argumentar con buenas razones, con muy buenas razones.

1) Hay un creciente interés real por este mercado, por parte de prácticamente todas las industrias, que se puede muy fácilmente contrastar gracias a GoogleTrends.

2) Se están consolidando como una alternativa real a la inversión sobre todo cuando sus ancestros, las divisas fiat, continúan con volatilidades a la baja (el índice de volatilidad de divisas de JP Morgan se encuentra un 12% por debajo de la media de los últimos cinco años, según Bloomberg).

3) La aparición de productos financieros tradicionales sobre estos nuevos activos que empiezan a cotizar en las casas líderes del mercado (futuros CME y CBOE) y que no sólo añaden más liquidez permitiendo la entrada de nuevos actores (los bancos), sino que le dan un punto de reconocimiento oficial.

4) La aparición de una nueva forma insuperable de financiación (ICO) que en muy pocos minutos y con muy poco esfuerzo (whitepaper) ya ha superado en 2017 al VC tradicional…

Muchos y muy buenos argumentos como digo, para validar la tendencia alcista, exagerada por la burbuja, aunque desde luego más que sostenible gracias a la espectacular tecnología que la avala, el blockchain y de la que seguiremos oyendo seguro en los próximos años.


Salvador Casquero es miembro de la Asociación Española de Fintech e Insurtech