El día 21 llega la Panorama a mi pueblo. Para los que no son de Galicia, esto significa el día grande de las fiestas, la noche más esperada. Se trata de una de las orquestas más importantes, con una puesta en escena que ya quisieran para sus giras los de OT. Esta orquesta, junto con la París de Noia, es de las más conocidas del norte de España y su caché se dispara cada verano. Algunas noches facturan hasta 30.000 euros por actuación. A cerca de 150 conciertos por año, las cuentas que salen son las de un negocio más que rentable.

Estas dos orquestas, y algunas más, son la excepción entre un buen número de bandas itinerantes que sobreviven cada año a costa de miles de kilómetros por carreteras secundarias y largas horas de montaje y desmontaje. Tocar en las noches de verano casi parece lo de menos. Lo de Panorama es de otra liga. Tienen hasta un club de fans que les siguen en cada una de sus actuaciones y en los años buenos han llegado incluso a salir de su zona de influencia en el noroeste de España para tocar en el territorio de otras bandas.

La mayor parte del negocio la montó en 1985 Ángel Martínez Pérez, Lito, que se convirtió en una de las figuras más importantes de las fiestas populares hasta hace un par de años. Presuntamente en 2011 y 2012 se dedicó a llevarse por detrás lo que la Comisión de festas le pagaba. Tuvo más cuidado cuando se trataba de ayuntamientos o empresas privadas, pero la cantidad de dinero que se movía y lo poco que llegaba al fisco le convirtieron en uno de los objetivos de los inspectores hasta que fue condenado a 12 años de cárcel y pagar 36 millones de euros.

Lito forjó un auténtico imperio. Era conocido como el rey de las verbenas

Lito forjó un auténtico imperio. Era conocido como el rey de las verbenas e incluso a día de hoy, varios años después de que las grandes orquestas cortasen su relación con él, muchos siguen pensando que sigue detrás de ellas. Dentro de su cartera tenía a las dos más grandes, como bien explicó Brais Cedeira en El Español, «es como tener a Cristiano Ronaldo y a Messi en el mismo equipo», lo más parecido a un monopolio que le daba, sobre el papel, 25 millones de euros al año.

Se hizo de oro durante años y Hacienda solo le pudo llevar a juicio por 2011 y 2012 y ni eso. Un mes más tarde de ser condenado, el juzgado de lo Penal de Pontevedra se vio en la obligación de absolverlo. Resulta que los inspectores habían sido «poco cautelosos» a la hora de recoger las pruebas y estas se desestimaron.

Este día 21 la Panorama vuelve a mi pueblo y la gente piensa que es gracias a que no han metido a Lito en la cárcel. Aunque las grandes orquestas de Galicia se han preocupado de desvincular su actividad al nombre de Lito, en Galicia muchos sigue creyendo que él sigue manejando la función detrás de bastidores. Y así lo prefieren en la calle si eso supone seguir teniendo su día grande.