A Pilar, en las cenas familiares, le cantamos: «Pilar, coqueta, enséñanos la teta». Así, en singular, porque solo tiene una. La otra la perdió junto al pelo, el peso y el sueño hace más de una década. Se la llevó un tumor que descubrieron ya grande y que ella pensó que tan solo era un bulto.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS