Karlos Arguiñano contó este lunes un chiste en El Hormiguero y ha sido sometido al correspondiente martirio. Dicen que la confianza sube por las escaleras y desciende en ascensor; y algo parecido ocurre con la reputación. Especialmente en estos tiempos en los que cualquier salida de tono se juzga con el despiadado mazo de la corrección.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate