La no renovación a tiempo de los miembros del Tribunal Constitucional y del Consejo General del Poder Judicial es el síntoma de la enfermedad que padece desde hace ya tiempo la democracia española y que se llama «interferencia del poder político en el poder judicial». Una enfermedad que, de persistir en el sistema, puede llevarlo al colapso y finamente a la muerte.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate