El 10 de diciembre habrá un pacífico cambio de mando en Argentina. Eso es estupendo. Una de las familias peronistas tomará el poder. Eso ya no es tan bueno. Mauricio Macri le entregará el poder a Alberto Fernández y a Cristina Fernández de Kirchner, una señora reincidente con 11 causas abiertas por corrupción. Eso es peor. Es la primera vez en 70 años que un presidente no peronista logra terminar su mandato. 

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate