Esperpéntico. Corrían las 19.00 horas de este lunes cuando un avión quemaba combustible en el cielo de Madrid para poder aterrizar. Lo hacía después de sufrir un incidente durante el despegue que dañó su estructura, lo que le obligó a reducir peso antes de tomar tierra. Cosas de la seguridad aérea. Poco antes de efectuar la maniobra de aproximación al aeropuerto, Jorge Javier Vázquez se encontraba sentado, de medio lado, sobre una de las mesas del plató de Sálvame, con el teléfono móvil de la mano y la vista puesta en sus contertulios.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate