Con motivo de las últimas subidas del salario mínimo interprofesional –SMI– el Gobierno y sus medios de comunicación están  felices y contentos con una conquista tan progresista y por tanto llena -según ellos– de virtudes sociales como de consistencia económica.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate