Con motivo de la campaña política podemita sobre el Impuesto al Patrimonio, circula un rumor –no sabemos si fundado o no– acerca de la verdadera denominación de dicho impuesto, que pasaría a llamarse Impuesto Patriótico y que desde luego coincide con las predicaciones del vicepresidente segundo del Gobierno. En todo caso, como reza el dicho italiano, es algo que se non è vero, è ben trovato.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate