La crisis económica en la que estamos insertos, según como se afronte, va a ser determinante de nuestro modelo futuro de país. Puesto que tenemos un gobierno socialista, los dos ejemplos extremos a seguir no son otros que la ártica Suecia y la austral Argentina, dos países socialistas que disfrutan de tan conocidas como desiguales fortunas.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate