Ante el desesperado anhelo de solemnidad del día, Pedro Sánchez chocaba los codos como si fuera el príncipe de Bel-Air. La solemnidad frustrada es desasosegante, como un soldado con el paso cambiado. Estaba el Palacio Real al fondo, como un gran espejismo oriental, y la Almudena enfrente, catedral de yeso o de la Telefónica, fea o fuera de lugar como una tetera de Dios, y ese gran patio que ha conseguido casi una escollera de aire marítimo para Madrid. Pero sobre todo había un desabrigo de los muertos y una desilusión de boda mojada, que venían quizá de la eventualidad de los oficiantes pero sobre todo de un rito que parecía de olimpiada escolar.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate