Los presidentes autonómicos se equivocan cuando pretenden que los fondos europeos recién aprobados se distribuyan en función de unos criterios, los suyos, que nada tienen que ver con los que han justificado su autorización, unos criterios que lo que buscan es que los países receptores den respuesta a los retos planteados por Europa en clave de transición ecológica y digital y de refuerzo sanitario. 

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate