En la prensa del 1 de mayo de 2020, apareció una noticia titulada Propuesta de CEIM para una desescalada progresiva, en cuyo punto segundo se pide que «para los ERTE de fuerza mayor aprobados por silencio administrativo, la facultad revisora posterior de la Administración revocando dicha fuerza mayor sólo debe implicar, en el peor de los casos, la reclamación de las cuotas al empresario; pero no la prestación por desempleo».

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate