La Comisión Europea (CE) ha echado un jarro de agua fría al optimismo del Gobierno español sobre la evolución económica. Y eso en plena negociación de los presupuestos.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate