No ha sido una sorpresa. Cuando en septiembre se anunció la fusión de Caixabank y Bankia, todos los analistas miraron a BBVA, que se quedaba en terreno de nadie y tenía que ponerse manos a la obra.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate