Ser rey en el siglo XXI es algo muy difícil. Me imagino que nunca fue sencillo, pero en la sociedad que aspira a la transparencia, al fin de los privilegios, a la igualdad de oportunidades, a la meritocracia… aún parece más complicado mantener la vigencia de una institución cuya legitimidad depende exclusivamente de una cuestión hereditaria.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate