«No se podía saber». Es la frase más repetida por nuestros políticos, desgraciadamente, en los últimos meses. ¿Cuántas veces la habremos oído desde que, en los primeros compases de 2020, se desató esta maldita pandemia? Representantes públicos -de todos los colores del espectro ideológico- se han apoyado en ella para tratar de justificar una gestión, más que cuestionable en no pocas ocasiones, respecto a la lucha contra el Covid-19. En estos últimos días estamos volviendo a escucharla a raíz de la impresionante e histórica nevada caída en el centro de la península, sobre todo por parte de los responsables de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento de la capital.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate