Frescos consejeros de consejería ventera, frescos alcaldes de alcaldía feriante, frescos concejales de concejalía procesional se están poniendo antes que nadie las vacunas porque ellos se piensan que el orden de la fila del Corpus se mantiene igual para los banquetes que para las emergencias sanitarias. El ya exconsejero de Salud de Murcia, Manuel Villegas, del PP, un fresco cardiólogo de corazón de soplillo, engurrumido e hipado de susto, se hizo vacunar junto con su mujer y 400 altos cargos y funcionarios de su consejería como si tal cosa. Aun siendo un médico chupatintas e inaugurador de extintores, él argumentaba que le correspondía, no se diera el caso de que se le atragantara un secretario infectado y él tuviera que trocar de político en protagonista de MASH. Lo de los colegas y la señora, enchufada en la consejería, debía de ser ya por mantener la burbuja. Él insistía en que todo entraba en el protocolo, pero la duda que nos queda es si se trataba de un protocolo de feria de la tapa adaptado a la vacunación o al revés.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate