El maestro Iñaki Gabilondo dijo esta semana en la SER: «España no funciona, esto es un desastre, nadie se atreve a mandar». Y añadió: «Cuando Felipe González en campaña puso el slogan Por el Cambio, Pepe Oneto le preguntó qué significaba y González le dijo: que España funcione”. ¿Qué nos ha sucedido cuarenta años después de pronunciar esas palabras, para que nuestro país sea un magnifico escaparate sin nada en la trastienda? ¿Por qué parece que todo se improvisa, que salimos de un problema para meternos en otro? Cuando una crisis económica, un fenómeno meteorológico adverso o una pandemia nos ponen a prueba fracasamos estrepitosamente. 

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate