Cristina Almeida se destacaba entre una lavanda de mujeres o entre mujeres lavanda, mujeres en ramillete porque una sola lavanda no es nada ni una sola mujer tampoco. Allí como en un pequeño campo de girasoles de mujeres, Cristina Almeida decía que si las mujeres mandaran, hasta Ayuso sería más mujer. Ayuso ya es una mujer que manda, pero por lo visto eso no significa que las mujeres manden. Ayuso también es una mujer, pero por lo visto no es del todo mujer. Cristina Almeida sí que es una mujer, una mujer mujer, no sé si como plenitud o como mejoramiento o hipertrofia de su sexo, como lo que era He-Man en hombre.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate